Michael Jackson, dibujante

Una infancia trunca, tormentosa, de maltratos continuos por parte de su padre, una vida llena de abusos, escándalos y excentricidades mientras se iba convirtiendo en una de las máximas estrellas del pop de los ochentas, así fue la vida de Michael Joseph Jackson.

La biografía del cantante estadounidense, conocido como “El Rey del Pop”, es conocida por propios y extraños. No hace falta ser un fiel seguidor para enterarse de algunos datos, pues su vida, desde los 6 años, ha estado en la mira de los medios de comunicación. Desde pequeño mostró interés y talento por la música, fue así que a temprana edad integró, junto con cuatro de sus hermanos mayores, la banda musical Jackson Brothers.
Michael Jackson destacó por sus habilidades en el canto y el baile, y por su carisma que se acentuaba por ser el menor del grupo, que posteriormente se llamaría The Jackson Five.
No sólo era cantante y un excelente bailarín, estaba dotado de cierto encanto que atrajo a incontables seguidores en todo el mundo. Además era compositor, actor, productor, filántropo, tenía un talento especial para los negocios relacionados con el medio musical y el espectáculo.
Los constantes escándalos en los que estuvo involucrado, provocaron que perdiera seguidores o que alejara aún más a los que no se habían acercado. Pero lo cierto es que todos reconocen el talento mostrado en todo lo que realizó.
Aparte de sus habilidades artísticas en el ámbito musical, unos de los hobbies de Michael Jackson era dibujar. Realizaba trazos sencillos, casi siempre a lápiz o marcador negro.
Algunos de sus trabajos los incluyó en el interior de sus álbumes, otras tantas permanecieron en el anonimato hasta hace poco.
Michael pintó desde niño. Una de sus influencias fue Charles Chaplin, con quien se identificaba por tener vidas similares. Al igual que Chaplin, Jackson perdió su infancia desde que empezó a actuar. Ambos se convirtieron en celebridades internacionales de la farándula y siempre estuvieron bajo la lupa del público.
Sus dibujos son retratos de su niñez, de su admirado Chaplin y de sus álbumes. Líneas sencillas, sobre papel blanco, sin color, pudieron ser el escape de todo lo que ocurría a su alrededor, de una vida exitosa pero llena de momentos tempestuosos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney