¿Cómo te ves sin smartphone?


Los teléfonos celulares cada día son más hipnotizantes, los seguimos a todas partes, a pesar de que somos nosotros quienes lo llevamos en la mano.



En la actualidad es muy común ver en las calles a personas que caminan con la cabeza agachada, y no es porque vayan buscando dinero en el piso ni mucho menos que les dé pena que los vean, el motivo radica en que están viendo su smartphone.



Las redes sociales se viralizan exponencialmente gracias a la facilidad y rapidez con la que se puede bitacorear la vida de las personas para colgarlas en los muros públicos digitales. Los celulares nos llevan a la intimidad, aunque muchos digan lo contrario.



Fotografías y videos son las posibilidades que ofrecen estos aparatos. Poses y secuencias son lo que otorgan las personas, y hasta los animales. Su inexistencia ya no es concebida ni por la mente ni por las manos ni por los dedos.



Y si en un mundo paralelo sucediera que a todos nos quitaran el smartphone, ¿se imaginan cómo nos veríamos al tomar una foto, un video o picándole a un videojuego?



Eric Pikersgill es un fotógrafo que un día estaba sentado en un café de Nueva York; tiempo después llegó una familia a sentarse a lado de él y observó que cada uno de los integrantes se desconectó del otro para enchufarse en sus dispositivos móviles, excepto la mamá, quien miraba a través de la ventana con cierta tristeza.



Este hecho le hizo pensar que la tecnología permite la interacción por medio del intercambio, sin embargo, perjudica las relaciones interpersonales. Esa imagen que quedó grabada en su mente se replica en todos los lugares: gente que se comunica por medio de sus celulares.



Es aquí cuando surge la idea para realizar la serie fotográfica Removed, imágenes de personas que parece utilizan el celular, pero que no lo tienen en la mano, ha sido removido.



Aquí podemos ser testigos de las poses, las caras de felicidad, el lenguaje corporal de las parejas que están separadas por un dispositivo. Son situaciones diarias que muestran la manera en que se consume parte de nuestro tiempo.



Para ver más trabajos de Eric Pikersgill, den click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney