Mostrando entradas con la etiqueta Perfección. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Perfección. Mostrar todas las entradas

martes, 4 de julio de 2017

Composiciones perfectas


La perfección no existe pero sí existe lo perfectible. Todo es susceptible de una mejora, y  no es que se llegue a la perfección, es sólo un ideal, un concepto del que nos valemos para guiar nuestros esfuerzos. Debemos ser conscientes de que se trata de una abstracción y no de algo que exista en la realidad. Podemos tomar como perfecto algo que no tiene errores o algún defecto, algo que haya alcanzado el máximo nivel posible.





Pensar en la naturaleza o lo maravilloso que funciona el cuerpo humano, nos hace creer que sí es posible que algo entre en la categoría de lo perfecto. Las construcciones naturales, los paisajes, los fenómenos naturales, son eventos que nos asombran y muchas veces es complicado de explicar y entender por qué suceden.





Lo mismo ocurre con el cuerpo humano o con el de otros seres vivos como los animales, capaces de dar vida, de manifestarse cuando algo no está funcionando adecuadamente y en muchas ocasiones de recuperarse satisfactoriamente.





La Sucesión de Fibonacci, esa serie infinita de números descubierta por primera vez por Leonardo de Pisa, está presente en todo el universo, el espiral de Fibonacci se puede ver en árboles, ramas, flores, e incluso en galaxias. Comúnmente se asocia a esta secuencia con lo que muchos llaman razón dorada, sección áurea o divina proporción, que nos habla básicamente de que muchos elementos de la naturaleza están en esta proporción –espiral-, lo que los lleva a la perfección estética.





Los números de Fibonacci y la proporción áurea han sido motivo de especulaciones no sólo sobre su presencia en manifestaciones de la naturaleza como en las hojas de las plantas, o en los pétalos, también en otras hechas por el hombre como en obras de arte e incluso en el tamaño de las tarjetas de presentación o de crédito, todo está fríamente calculado.





La idea de la perfección puede variar de acuerdo a la concepción filosófica. Hoy les compartimos unas cuantas imágenes de formaciones naturales y otras en las que  intervino la mano del hombre, pero que en todas se presenta una belleza ordenada.