Mostrando entradas con la etiqueta Muralismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Muralismo. Mostrar todas las entradas

jueves, 3 de agosto de 2017

Píntese antes de demoler


La escuela es un lugar del que se tienen muchos recuerdos, buenos y/o malos. De hecho, ahí es donde se empiezan a formar los valores adicionales del cómo nos conduciremos en el futuro. Dentro de esas cuatro paredes de los salones ocurren vivencias inolvidables.



Una odisea diaria inicia desde el momento en que nos paramos frente a su fachada, listos para entrar a un mundo diferente al que tenemos en casa; lugar donde cohabitaremos gran parte del día con personas ajenas a nosotros, pero que en algún momento se convertirán en cómplices, en mejores amigos.



Sus pasillos y cada sección tienen una historia destinada para sus habitantes, guiones diferentes para cada uno de ellos, situaciones irrepetibles y asimilación de conocimientos en diferentes niveles.



Una vez que termina el ciclo escolar, los graduados sienten la presencia de eso llamado nostalgia, un oleaje de recuerdos se acerca y retira de acuerdo a la evocación de las experiencias vividas. A corto plazo, extrañar será la acción más recurrente.



Sin embargo, qué sucedería si mudarse de escuela se debe a que la van a demoler, va a dejar de existir sepultando en sus escombros una vida, llevándose una parte de nosotros convertida en polvo.



En Francia, durante el Festival Rehab 2, 100 artistas se unieron para pintar el interior de una escuela que será demolida en la Ciudad Universitaria Internacional de París.



Su intención es transformar los recuerdos en arte, llenar de color cada recoveco donde los estudiantes caminaron, hablaron, aprendieron, se relacionaron con otros, donde hubo historias de amor y desamor, rencillas, peleas, condecoraciones, premios, malas noticias…



Una intervención que será efímera, que podrá apreciarse de manera fugaz, pero que la cuenta de Facebook llamada Jonk Photography busca preservar por medio de la recolección de fotografías que demuestran que la creatividad e imaginación estuvo presente hasta el último segundo en que sus cimientos se mantuvieron en pie.



jueves, 30 de marzo de 2017

Escaleras technicolor


Todo parece indicar que hay una escalera muy famosa en el mundo, curiosamente no es material, sino lírica: la "Escalera al Cielo" ["Stairway to Heaven"] de Led Zeppelin, esa que habla de una señora que compra una escalera porque quiere llegar al lugar donde todo lo que brilla es oro.
 


 
Aunque la cosa no queda ahí. Las escaleras tienen un simbolismo especial. Desde la antigüedad las escaleras en Egipto, Mesopotamia y en la América precolombina te elevaban hacia el dominio de los dioses, cumpliendo con su objetivo fúnebre y de santuario religioso, de ahí deriva el nombre de Escalera la Cielo.
 

 
En la actualidad, las escaleras se convierten en un infierno para las personas. El esfuerzo por llegar al siguiente piso [o al último, en el peor de los casos] permite que la frente se llene de perlitas de sudor y que los pulmones sientan la necesidad de más oxígeno.
 

 
La arquitectura moderna sacrifica la capacidad respiratoria con el afán de construir más y más edificios; el chiste es crecer para arriba, ya que para los lados se acabó el espacio.
 

 
El crecimiento poblacional hace que la mancha urbana se desplace hacia zonas antes inhabitadas, como son las faldas de los cerros. Hay pequeñas ciudadades que están concebidas sobre o entre las montañas. En ambos casos, las escaleras públicas son obligadas, así que no queda más que ver el beneficio de que se tendrán piernas bien torneadas.
 

 
Pero, cómo les caería subir unas escaleras que no son ordinarias, que tienen una característica especial que las hace únicas, un distintivo del lugar donde se encuentran, un atractivo del contexto poblacional hecho para la localidad.
 

 
Los del sitio artFido se dieron a la tarea de recopilar una serie de escaleras que han sido retocadas por artistas del mural y el grafiti, trozos rectangulares de concreto que brillan en technicolor gracias a la obra plasmada en el granito.
 

 
Una colección que nos inspira a tener iniciativas similares para embellecer nuestro contexto cotidiano; una propuesta para acercar más a la población al arte; un dardo a los gobiernos locales para invertir en la creación de espacios que fomenten la paz y tranquilidad.
 



¿Verdad que con estas escaleras subimos y bajamos sin ningún problema?

lunes, 19 de mayo de 2014

Medianeras ilustradas


Las medianeras, esas paredes que separan dos propiedades cerradas de diferentes propietarios. Aquellos muros que quedan al descubierto, generalmente porque de su lado no se levantó otra construcción, o sí, pero no de la misma altura, o porque la edificación colindante fue demolida. El caso es que esos espacios son olvidados, son muros que quedan a la vista, desprotegidos y algunos evidencian las grietas y daños que han sufrido, por causas naturales, por el simple paso de los años.




La mayoría de las medianeras son paredes vacías, sucias, feas. Tal vez son olvidadas porque lo que importa es que el inmueble tenga un buen aspecto en la fachada, como cuidar la apariencia sin poner atención a lo que hay detrás o a los lados. En el mejor de los casos los habitantes del domicilio o la constructora las pintan en un color asequible a la vista.



Esas paredes anónimas, divisorias de propiedades, sin ningún tipo de protagonismo en el aspecto exterior del edificio, que a raíz de cambios urbanísticos quedan expuestas a nuestra visión. Cuando eso pasa, aparece una discontinuidad en el paisaje, una fractura en el tejido urbano que genera problemas constructivos y de habitabilidad con los vecinos.




Algunas ciudades han promovido la recuperación de paredes medianeras con proyectos arquitectónicos, cuyo objetivo es dotar de significado estos espacios, aportando identidad cultural y social en lugares que los habían perdido.



De buena inspiración puede servir la película argentina del director Gustavo Taretto, que hasta en su titulo le da el protagonismo a esas paredes separadoras de propiedades: Medianeras. Una comedia dramática que usa de pretexto las medianeras para contar la historia de un diseñador web y una arquitecta.




Artistas con ingenio han encontrado en esas partes de los edificios olvidadas su lienzo para plasmar su obra y crear impresionantes trabajos muralistas. Como ejemplo tenemos al diseñador iraní Mehdi Ghadyanloo, quien ilustra las medianeras aportando una mejor vista a  la ciudad de Therán con más de 100 murales.



Ghadyanloo le imprime a sus creaciones un toque de hiperrealismo a gran escala. Aprovecha cada centímetro para pintar escenas divertidas, juguetonas, coloridas, con una perspectiva de profundidad, imágenes de otros edificios, o la continuación de la fachada o del paisaje.




Sus murales sobresalen porque sus composiciones están ideadas para que se integren perfectamente con las formas de los edificios y los colores de su entorno. 



Para conocer más del trabajo de Mehdi Ghadyanloo den click en su nombre.