Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2018

Detrás de cámara

Imagen
Una fecha especial. Un evento Embarazo. Compromiso. Casamiento. Un producto. La promoción. Todo se engloba en amor. Un amor a conocer. El amor al otro. El amor al dinero. Necesita exposición. Encantar. Busca enamorar. Que los demás deseen algo así. Una fotografía. Una imagen dice más que mil palabras. Eso dicen. Es ley. Vende. Se compra. Y encanta. Pero… qué hay detrás. ¿Todo es así de hermoso?



Gilmar Silva es fotógrafo. Devela sus técnicas. Sin miedo. Sin vergüenza. Se trata de creatividad. No requiere estudios. Ni ostentosidades. Sólo imaginación. Ocupa lo que hay a su alrededor. Su contexto. No blue screen. No green screen. Sólo naturaleza. Mucha imaginación. Sus trucos. Comparación. El antes y el después.






La realidad de los dibujos infantiles.

Imagen
Un lugar tranquilo donde se respira paz y armonía. La música suena suave. La televisión proyecta las series, películas y deportes favoritos. Un buen día, en ese lugar, todo se desinfecta. Ya no hay música suave, ni televisión. Si lo hay es a un volumen apenas audible. Llega un nuevo inquilino, muy pequeño. Ahora abundan los biberones. Los pañales. El llanto. La leche. Humana o de fórmula. ¿Y la tranquilidad? ¿Y la paz?



Pasa el tiempo. Las sonajas, adiós. Los juguetes que chillan, adiós. Ahora hay cuadernos. Libros para colorear. Lápices. Crayolas. Comienza una nueva etapa. Etapas que no tienen un tiempo definido. Una semana. Un mes. Un día. Dejan de hacer monerías. Están madurando. Los dibujos infantiles. Trazos inteligentes, sí. Ininteligibles, para otros. Son una belleza, sí. Son garabatos, para los cuadrados de mente. Tom tiene dos hijos. Al y Dom. Son dibujantes. Son creativos. Así ven el mundo. Irreal, no. Real, en esencia. Tom reinterpreta. Ama a sus hijos. Los entiende. Sus dibu…

El pixel nuestro de cada día

Imagen
La era digital de los años 80 nos trajo un mundo lleno de pixeles. Cuadritos digitales que de lo particular a lo general daban forma y vida a figuras y personajes que nos hicieron pasar grandes ratos de diversión. Hasta cierto punto, los Legos son ese mundo en el que vivimos sumergidos con historias fantásticas.



Ahora imaginen que continuamos con una vida pixelada, ¿cómo serían los objetos que ocupamos de manera cotidiana? ¿La pelota rodaría con la misma agilidad que conocemos… la comida tendría esas formas geométricas o como lienzo de Pollock? Ni hablar de los tenis, ¿serían igual de cómodos? El artista japonésToshiya Masuda tiene muy claro cómo sería ese mundo y lo muestra en su colección de obras.








Scary monsters

Imagen
Los niños[y algunos mayorcitos también] la padecen en serio en eso del control de los miedos; mucho tienen que ver los adultos en la forma en que se conducen hacia ellos. Los miedos, en buena medida, son heredados por los mayores, los verdaderos creadores del miedo infantil. Y si a eso se le agrega toda la cultura pop referente a los monstruos y las películas y series de terror [y ni mencionar los noticiarios nocturnos], entonces la carga emocional hacia la oscuridad se vuelve más pesada que la roca que cargó en su espalda el Pípila.



Los seres jocosos y malvados sólo se aparecen en la noche [ya sería el colmo que no dejaran descansar ni en el día] para incluir a los pequeños en los juegos mentales del horror. Caso desesperante es el que como adultos seamos testigos mudos del peligro que acecha a esas inocentes almas. El ilustrador Brian Coldrick obliga al espectador a mirar cómo se forman y se aproximan las evocaciones del mal a su objetivo sin que se pueda hacer algo para auxiliar. In…

El barroco acuático

Imagen
La reinterpretación e influencia de obras maestras es una práctica común con la finalidad de acercar el arte a un mayor número de personas. Si ese arte es antiguo, la modernidad requiere la reconversión del marketing cultural para que las nuevas generaciones conozcan ese pasado artístico.



Las diferentes forma de mostrar una obra existente son variadas. Christy Lee Rogers se enfocó al arte barroco con la peculiaridad de que no tomó pinceles, ni lienzos y mucho menos pintura. Su colección Musas es una serie fotográfica que evoca bellos cuadros interpretados por modelos que se sumergieron en una piscina con las luces apagadas y que fueron detallados por medio de la reflexión de la luz de lámparas distribuidas de manera estratégica.