Mostrando entradas con la etiqueta Instalaciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Instalaciones. Mostrar todas las entradas

martes, 18 de abril de 2017

Crash, cuadros extraños


La perversión es un lujo que muy pocos se pueden dar. Conlleva una parte de gran deseo conjuntado con la realización del mismo. Cuántas personas conocemos que llevan a cabo sus deseos, que no sólo son carnales, sino de otras índoles.


Este término por lo regular se acuña como algo malo, como algo “antinatural del comportamiento humano”, sin embargo no todo cae en este oleaje, también hay tierra que puede otorgar otro tipo de mensajes.


La perversión toca varias fibras culturales. El arte continuamente es inundado por representaciones artísticas con una fuerte carga de perversión. Habrá visitantes que gusten de matices y expresiones diferentes, otros que no desean pararse enfrente de obras de este tipo. Es probable que influya el concepto de “malo o desviado” en cada persona.


Un giro importante de la perversión la da el artista israelí Ron Arad. Lo que unos considerarían como una enfermedad, para Arad es un gusto, y con esto nos referimos al placer que le otorga ver al famoso auto llamado Cinquecento [o lo que es lo mismo, el Fiat 500] aplastado.


Los autos viejos, abandonados y chocados son la parte pervertida del artista, quien está en constante búsqueda para adquirirlos y meterlos en una prensa de metal para dejarlos en un aproximado de 12 centímetros de espesor.


¿En qué mente retorcida puede suceder esto? En la de un artista que busca romper con las exposiciones de objetos tradicionales; en alguien que creció viajando en Cinquecentos y que compró el suyo a un taxista en la calle mientras estaba el semáforo en rojo.


Así que esta perversión se convirtió en un ritual familiar y se expone en diferentes lugares como Pressed Flowers. Si quieren ver más de la obra de Arad, basta con que den click en su apellido.

martes, 14 de marzo de 2017

Un equipaje natural


Una vez que se está a horas de salir de viaje comienza una de las tareas más arduas: preparar el equipaje. La difícil elección de saber cuáles son las cosas importantes que tenemos que llevar y de cuáles podemos prescindir.



Las maletas y las mochilas son el alojamiento perfecto de la ropa y los enseres necesarios. Un espacio que puede variar de acuerdo a la vanidad o sencillez de las personas.



La gran molestia es cuando se llega al aeropuerto y nos toca abrir el equipaje, los de seguridad necesitan echan un ojo para que no metamos algo de peligro al avión. Y no sólo en el aeropuerto sucede esto, sino en varios lugares donde se concentra una buena cantidad de personas.



La curiosidad por saber qué hay dentro de una maleta es amplia. Qué tipo de accesorios llevan, si la cantidad es necesaria o es exagerada. El equipaje es un misterio natural.



Y así de natural son las maletas y baúles de la artista Katleen Vance, y en el sentido estricto de la palabra.



Ella no tiene empacho por mostrar lo que lleva dentro, es más, en algún momento decidió que debía de hacer una exposición para enseñarle al público lo natural que es su equipaje.



Es así como nace Traveling Landscapes, una colección de valijas que tienen dentro una serie de paisajes, naturaleza viva que incluye árboles, ríos, montañas y veredas, todo en extensiones diminutas.


Para conocer más del trabajo de Vance, den click en su apellido.

martes, 14 de febrero de 2017

Las vísceras de una muñeca


Por qué se piensa que a las bebés y las niñas deben de tener muñecas, no lo sabemos. Todo parece indicar que es una cuestión social que deriva del supuesto que se deben de preparar para la maternidad. Es un chip que desgraciadamente en la mayoría de las sociedades prevalece.



La muñeca por excelencia e icono de la feminidad es Barbie. Una creación estadounidense que permea todo el pensamiento colectivo de un estándar de la mujer: alta, delgada, rubia, ojos claros y con unas medidas envidiables. Miles de mujeres luchan a diario por ser parte de un estereotipo.


De la novia de Kent en adelante siguen cualquier tipo de muñecas de distintas calidades y sutilezas estéticas; ella es el parámetro, the only one.



Algo que se le critica a la rubia es su torpeza cuando es animada, cuando se le adjuntan características de una profesión u oficio; sigue inmaculada haga lo que haga. Entra en la línea de que las rubias son tontas, algo que además de ofensivo, encasilla a millones de mujeres.


Se dice que no tiene nada dentro, lo que nos lleva a pensar que entonces todos quieren saber qué es lo que tiene dentro la muñeca… no olvidemos que es un juguete y un personaje ficticio.



Así quieren saber qué hay dentro de una muñeca, sólo basta tener un estómago a prueba de vísceras y la sangre caliente para evitar que se les congele, porque la artista japonés Mari Shimizu nos muestra las entrañas de sus creaciones.


La colección de muñecas es una exposición al terror, a la evocación de pesadillas de cualquier infante, al gore infantil, siempre y cuando los papás sean Rob Zombie, George Romero o Freddie Krueger.



Los rostros de Shimizu tienen una tristeza nostálgica que empaña el alma y mientras bajamos la mirada vamos encontrando que presentan una disección, como si fueran un cuerpo objeto de una autopsia.


En lugar de vísceras encontramos una serie de dioramas, entes de diferentes especies que salen de su interior para mostrarse, situaciones que se escapan de la imaginación proviniendo de un juguete que sólo buscaba divertir a una o un pequeño.



Si quieren disfrutar más de la colección de Mari, den click en su nombre… también se vale si la quieren evitar.

miércoles, 11 de enero de 2017

Los tenis ¿colgantes?


Los barrios populares ofrecen un colorido excepcional que la modernidad suple con la tecnología y el capitalismo desmedido. En los barrios podemos encontrar un cúmulo de imágenes únicas que se quedan grabadas en el gusto colectivo.



Entre los grafitis, los partidos de futbol en el arroyo vehicular y los chiflidos sonoros y armónicos de los habitantes se pueden observar, sin duda alguna, los clásicos tenis colgados de los postes y cables de luz.


Para aquellos que han puesto atención, es posible que la duda crezca tan rápido como el pasto en época de lluvias del por qué están ahí, si algunos hasta parecen estar en buenas condiciones, también están los que se merecen ese destino por las pisadas que llevan encima.


Los tenis colgantes son un detalle que caracteriza la cultura popular de muchas colonias. Años atrás se pensaba en la broma a algún incauto que por azares del destino permitió que se los quitaran, los anudaran y fueran lanzados al cielo, enlazándose con el cable o el poste.


En la actualidad los tenis en el cielo tienen otro significado, por lo menos en México. Si los ven nuevos significa que en esa calle hay un punto de venta de droga al mayoreo, por el contrario, si ya se ven desgastados, la venta es al menudeo. Un juego simbólico que emplea el crimen organizado para informar a sus clientes dónde pueden encontrar lo que buscan.


El hecho es triste, sin embargo, la batalla no está perdida, ya que en Europa se encuentra el artista español Pejac que tiene una referencia distinta a esos tenis que fueron puestos en órbita.


Pejac realiza una serie de instalaciones en el este de Londres donde los paseantes se encuentran con la sorpresa de ver los tenis por los aires, de manera literal, porque no están colgados, sino que desafían a la ley de la gravedad y se encuentran suspendidos hacia arriba, por ello el trabajo lleva por nombre Downside Up.



Chequen el desafío gravitacional de Pejac, y si quieren ver más trabajos, den click en su nombre.

martes, 30 de agosto de 2016

Lo inútil del estrés


El estrés es una de las actitudes y reacciones del ser humano que más complica la existencia. La presión de estar en un lugar, realizar una actividad o querer acaparar todo permite que aflore el yo oscuro de cada persona.


Su fiel acompañante es la frustración. Cuando no se logra el objetivo bajo esa presión que uno mismo se ejerce, la deshonra interna aparece, incluso a niveles de depresión.


Existen miles de personas que son adictas al estrés. Lo importante aquí no echarse tantas cosas por hacer en la espalda, sino saber controlar lo que debemos ejecutar sin que esto nos consuma.


El estrés es una herramienta eficaz para alejar a los demás de nosotros; pocas personas quieren convivir con una persona estresada que busca controlar su contexto para que la situación esté como él o ella lo piensa.


Cuando algo no es controlable no debería de aparecer el estrés ni la preocupación, mucho menos el enojo. La naturaleza misma se encargará de ir acomodando de nuevo el camino, y si hay que afrontar las consecuencias, se enfrentan y se aprende. El mundo puede seguir, el mundo sigue su marcha.


El artista suizo Fabian Bürgy plasma en una colección objetos que son detonantes de estrés y frustración, ¿por qué? Porque son elementos cotidianos que a pesar de su simpleza no podremos usar, su motivo continúa, su utilidad es la que se volvió compleja.


Una cuchara ya no recolecta los líquidos porque tiene un hoyo; un tenedor no puede picar el alimento, ya no tiene picos, y; un carrito del supermercado no será utilizado ya que está inclinado y se vertería la despensa.


Para conocer más de la obra de Bürgy, den click en su apellido.