Cerebro y Corazón

CEREBRO: ¡¿Esto otra vez?!
CORAZÓN: La vida es demasiado corta para no ser Batman

Dicen algunos psicólogos que entre los sexos hay una diferencia notable que hace que la vida se vea de diferente manera: las mujeres piensan con el corazón y los hombres con el cerebro. Claro que esto abriría un debate muy grande, en el cual, por el momento, no entraremos, sólo es lo que dicen los psicólogos.

CEREBRO: Wow, encontraron agua en Marte. ¡Es un gran descubrimiento!
CORAZÓN ¿Cuándo vamos?

CORAZÓN: ¡Creo que encontré la respuesta para todos nuestros problemas!
CEREBRO: ¿Qué? ¿Aceptar lo inevitable de la muerte y vivir cada día al máximo?
CORAZÓN: ¡Iba a decir "negación", pero eso es muy bueno también!
CEREBRO: ¿Estarías satisfecho con una helado por ahora?
CORAZÓN: ¡Por supuesto!

Lo que es un hecho es que la mayoría nos movemos siempre entre la duda de las emociones y la razón. Desde pequeño las personas que te quieren te dicen que sigas lo que te dicta el corazón, sin embargo, no siempre es el mejor camino y al final nos damos cuenta que debimos pensarlo mejor.

CEREBRO: ¿Quieres colesterol? Por así es como obtienes colesterol.
CORAZÓN: ¡Lo quiero! ¡Eso es lo que quiero!

CEREBRO: Tenemos un problema, Corazón, ¿qué piensas que debemos hacer?
CORAZÓN: ¡Vamos a quejarnos hasta que desaparezca mágicamente!

Esta pelea entre quién tiene la razón nos pone en aprietos. En las cuestiones materiales podría solventarse de alguna manera si erramos, pero en el rubro del amor es cuando vienen decisiones más importantes, aunque a lo largo de la historia de la humanidad hemos leído y visto que hay historias trágicas con o sin razón.

CORAZÓN: ¡Odio este teléfono! ¡Necesitamos uno nuevo!
CEREBRO: No podemos tener uno nuevo cada vez que funciona un poco lento.
...
CEREBRO: Supongo que necesitamos un nuevo teléfono.
CORAZÓN: ¡Sí!

[IZQUIERDA: Responsabilidades / DERECHA: Tonterías]
CEREBRO: Por este camino, Corazón.

El dibujante Nick Seluk es el creador del sitio The Awkward Yeti que se basa en las historietas de tres personajes: Lars [el Yeti], el Cerebro y el Corazón. Estos dos últimos son un spin-off de las historias de Lars, pues su participación generó una ola de aceptación, provocando que su creador abriera una línea nueva de cómic.

CEREBRO: ¡¿Qué te pasó, Corazón?!
CORAZÓN: Vi las noticias.

CEREBRO: Estoy preocupado por nuestra situación financiera.
CORAZÓN: ¡Entonces vayamos a comprar algo realmente padre para que te quites el estrés!

El Corazón y el Cerebro mantienen diálogos internos que son fácilmente identificables por cada uno de nosotros. Uno es optimista y sabe que de una u otra forma hay una salida para todo, mientras el otro cree que todo debe de tener un soporte en las reglas y lo que dicta la sociedad [no hace falta hacer la distinción de cuál es cuál].

CORAZÓN: ¡Envío gratis si gastamos 75 dólares!
CEREBRO: ¡No vamos a gastar otros 73 dólares para obtener el envío gratis!

CEREBRO: A veces pienso que la gente está cada vez peor.
CORAZÓN: ¡Entonces sólo necesitamos mejorar!

Un dato curioso, que revela las diferencias entre uno y otro órgano, es que en las viñetas aparece una mariposa que vuela alrededor del Corazón que lo hace ser alegre y creativo. Una mariposa que sólo ve el Cerebro ya que el Corazón vive con ese espíritu de libertad a diferencia del encadenamiento de su contraparte.

CORAZÓN: ¡No es trabajo si amas lo que haces!
CEREBRO: ¡Sí lo es! ¡Ven acá!

CEREBRO: Odio la nieve.
CORAZÓN: ¡La estás usando mal!

Si quieren divertirse con las historias de The Awkward Yeti, den click en el nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney