Emoción vs Razón


Pérdida de sueño, de apetito, hiperactividad, falta de concentración, acciones irracionales, aumento de la presión arterial, transpiración, hacer imposibles, conceder deseos, son algunos de los síntomas que se presentan en una persona enamorada.


Cuando un hombre o una mujer se encuentran en ese estado de ánimo en que todo lo ven de color de rosa, creen que no hay imposibles, que todo lo pueden, en depositar en el ser amado cualidades que tal vez no tiene, no poder dejar de pensar en él o ella, eso es el enamoramiento. Uno de los sentimientos más placenteros que puede experimentar el ser humano cuando siente algo especial por alguien más.


En esa etapa es quizá cuando mayor conexión se tiene con el lado emocional del cerebro y es el momento en el que mejor afloran las emociones.



¿Qué pasa cuando una persona, a juicio de otros, no ha escogido a la pareja “correcta”? Se dice que se deja llevar sólo por el lado emocional y no por el racional. Lo ideal sería tener un equilibrio para reconocer y estar conscientes de la persona que se ha elegido para compartir una etapa o toda la vida.



Los seres humanos estamos regidos por el cerebro, el órgano que es responsable del sentido, del pensamiento, de la memoria y del control del cuerpo. Está integrado por dos hemisferios, el izquierdo y el derecho, cada uno de ellos especializado en una conducta específica.


Nuestro hemisferio izquierdo está relacionado con la conducta verbal y el razonamiento lógico, y se encarga de controlar las funciones del lado derecho. Mientras que el hemisferio derecho es el responsable de la expresión no verbal y de la conducta emocional, y maneja nuestro lado izquierdo. Este hemisferio piensa y recuerda en imágenes.


Es probable que por eso en ocasiones no tomamos decisiones rápidamente, pues pareciera que nuestras mitades cerebrales se están poniendo de acuerdo para elegir lo más conveniente.


¿Han imaginado lo que sucede en el cerebro cuando estamos enamorados? Los pleitos que tendrán los hemisferios para negociar cómo debemos actuar. El objetivo es tener la mejor actitud para conquistar al otro, para gustarle, pero cómo saber si actuar suave, dócilmente y con cautela o ser agresivos y arriesgar todo con tal de llamar la atención. ¿A quién dejar al mando, a la parte emocional o a la racional?


El cortometraje animado que ahora les compartimos explora el cerebro de los enamorados y la eterna lucha entre sus dos lados: el de la razón y el de la emoción. Mientras uno busca llenar a la persona amada de detalles y gentilezas, el otro intenta mostrar el lado más apasionado y seductor.


Este trabajo titulado Brain Divided [Cerebro Divido] fue realizado por Josiah Haworth, Joon Shik Song y Joon Soo Song estudiantes del Ringling College of Art and Design de Florida, Estados Unidos. Su intención fue mostrar una parodia de cómo funcionaría el cerebro ante una cita amorosa. El resultado es muy divertido, y retrata una situación que seguramente muchos hemos vivido.


Si el cerebro es el que manda, entonces ¿el corazón qué tiene que ver? Tal vez debamos decir “te quiero con todo el cerebro”, y no con todo el corazón.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney