El Pantone de la piel


Se dice que de acuerdo a la región a la que pertenecen determinados grupos de personas es el color de su piel. Se relaciona a los morenos con la costa, a los blancos con el centro y las metrópolis, los negros del continente africano y los amarillos de Asia.




Lo que es un hecho es que en cada país hay personas de todos los colores, sean de la latitud que sean. Es innegable que los chinos han invadido el mundo al tener una representación social en cualquier región, así que su color se expande a gran velocidad.




En la farándula de las caricaturas la piel más representativa es la de Los Simpson. Estos personajes de color amarillo remiten de inmediato a las andanzas de Homero, Bart, Marge, Maggie y Lisa. Su piel es una de las más famosas de la cultura popular, tanto, que las celebridades desean ser reinterpretadas, dibujadas y coloreadas en esa tonalidad.




En el mundo del diseño los colores son importantes por la fuerza que les darán a sus creaciones. De ahí dependerá el atractivo mayor a la visión humana, aquí podría aplicarse aquella consiga que dice que “de la vista nace el amor”. Si se elige el color adecuado para transmitir el mensaje que se desea, los resultados siempre serán positivos.




Por allá de principios de los sesentas a Lawrence Herbet se le ocurrió crear un pequeño negocio que creaba tarjetas de colores para comercializarlas en las compañías de cosméticos y así elevar su gama de tonos. Un año más adelante adquiriría Pantone, uno de los nombres más famosos dentro del diseño gráfico.




Los Pantone son una paleta de colores que se pueden mezclar para crear tonos nuevos que van desde los más luminosos hasta los más oscuros. Cada creación tiene una descripción que se basa en un código alfanumérico en función de las superficies donde se aplicarán. Con esta nomenclatura se puede crear todo el color que se quiera sin que exista el riesgo de que adquiera otra tonalidad.




Pero, ¿alguien se ha puesto a pensar si nuestro color de piel entra en esta gama de Pantone? ¿Estaremos clasificados dentro de estos códigos alfanuméricos y podríamos recrear la pigmentación a imagen y semejanza?




La artista brasileña Angélica Dass se embarca en el projecto Humanae, una serie de fotografías “cuyo fondo se tiñe del tono exacto extraído a partir de una muestra de 11x11 pixeles del propio rostro de las personas retratadas. El objetivo final… es registrar y catalogar, mediante una medición científica, todos los posibles tonos humanos de piel.” Para lograr esto, utiliza como herramienta primordial el sistema de clasificación de color creado por Pantone.




Sus modelos son voluntarios que de alguna forma han tenido contacto con su trabajo, -el cual aún no tiene fin, por lo que lo llama “work in progress”- y deciden posar para su lente para entrar en este inmenso inventario. No importa la nacionalidad, estrato social, raza o género, sólo la intención de formar parte de este arduo trabajo.






Si quieren conocer más del trabajo de Angélica Dass, den click en su nombre completo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney