Emoji… Analízame


El ser humano es por naturaleza curioso, basta con ver a un niño que no le da miedo nada, que no se detiene por explorar y experimentar cosas nuevas, pues aún no sabe a lo que se va a enfrentar.



Las nuevas generaciones nacieron en la era digital, los pequeños y jóvenes ahora son nativos digitales y perciben el mundo de una manera distinta. Están impávidos por conocer nuevas formas de comunicarse, de expresar lo que piensan y sienten sin temor al error. Para ellos resulta muy normal el uso de las computadoras, smarthphones, iPad, y todos los gadgets que las nuevas tecnologías ofrecen. Desde que comienzan a controlar su capacidad motriz curiosean los aparatos electrónicos, parece que nacen con un chip integrado que les indica cómo utilizarlos.



Para ellos resulta más fácil e inmediato comunicarse con sus amigos por medio de un mensaje, y ya no los tradicionales, los que cuestan, sino mediante WhatsApp. Mientras los papás se siguen comunicado con familiares y amigos a distancia mediante llamadas telefónicas, para los jóvenes exploradores éstas han pasado a la historia.



Enviar un mensaje y transmitir lo que exactamente queremos a veces resulta complejo, pues el receptor puede interpretarlo diferente, por el bagaje cultural, el contexto, o sencillamente por la situación en la que se encuentra al momento de recibirlo. Probablemente la redacción, el olvido de acentuar una palabra, la falta de puntuación podrían darle otro sentido y convertirse en un malentendido. Pero, ¿a todos nos pasará lo mismo?



La comunicación por mensajes multiplataforma parece que permite, o quienes lo utilizan lo han establecido, las faltas ortográficas, como si no existieran. En el chat no hace falta la ortografía porque la "ciberlengua" lo permite todo: abreviaturas, sustituir letras para ahorrar otra tantas, no utilizar los signos de puntuación, y si son usados es para crear un emoticón, palabras sustituidas por imágenes.



Un emoticón es una secuencia de caracteres del teclado que se utiliza para acentuar una emoción. Regularmente son colocados después de la última frase, y normalmente se lee de lado y en sentido contrario a las manecillas del reloj. Entre los más conocidos destacan la sonrisa   :-), el guiño ;-), el que expresa asombro :-o, el sarcasmo :-[ o la tristeza :-(



¿Quién los inventó? Se le atribuyen a Scott Fahlman, de la Universidad Carnegie Mellon, que fue el primero en usar uno de estos símbolos en 1982, para representar una cara sonriente. Como él mismo explica en su página web, la idea surgió como respuesta a los problemas de interpretación de los mensajes que se intercambiaban en los tableros electrónicos que usaban los profesores y estudiantes para discutir ciertos temas online. "Nos planteamos que sería una buena idea explicitar qué mensajes no debían tomarse en serio; después de todo, cuando usamos comunicación online basada en textos no contamos con los datos adicionales que aportan el lenguaje corporal o el tono de voz, que en una conversación informan de la intención o el tono del mensaje".



En la actualidad existe una gran variedad de emoticones: occidentales, orientales, sencillos, complejos, de varias líneas. Los famosos emojis que ya forman parte de nuestras conversaciones desde las diferentes aplicaciones de mensajería. En ocasiones es más sencillo y efectivo mandar una de esas caritas graciosas que expresar lo mismo con palabras.



Existe un Tumblr (microbloggin) llamado Emojinalysis creado por Dan Brill, un copywriter de la agencia creativa Droga5, en el que se hace un análisis de la vida de las personas a través de los últimos emojis que ocupan en sus celulares.



Brill pide a la gente que envíe su nombre, edad y una captura de pantalla mostrando los emojis utilizados recientemente. Con este material él hace un diagnóstico de salud mental y un remedio a los problemas que viven quienes mandan sus emoticones simplemente describiendo otro emoji.



Dan Brill concibió este proyecto cuando se dio cuenta de su uso regular de ciertos emojis como una botella de alcohol, rostros de angustia y explosiones, revelando su inclinación al vicio. Esto le inspiró a leer y analizar los problemas de otras personas. Según Brill los emojis revelan mucho sobre la personalidad, el estado de ánimo y las condiciones de vida de las personas.



Si quieren ser analizados o sólo saber por diversión qué significa en su vida los emojis que usualmente utilizan entren a Emojinalysis. Si quieren conocer más trabajos de Dan Brill sólo den click sobre su nombre y apellido.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney