Sin excusas: ¡a ejercitarse!


Si algo tiene la cultura pop es que pocas veces toca el tema del ejercicio y el deporte. Es más, pareciera que el deporte y el arte no se llevan, o por lo menos esa línea es la que ha pintado el lado intelectual.




Hay una lucha eterna entre el ejercicio intelectual y el ejercicio muscular. Las películas colegiales, principalmente de Estados Unidos, demuestran que lo más importante es conseguir una beca de fútbol americano o basket que asistir a las clases. De hecho los estudiantes más populares son los deportistas.




La serie de comedia Glee refleja claramente esta lucha de supervivencia donde los “nerds” tienen que soportar los ataques verbales y físicos de los jugadores del equipo de fútbol americano. Ellos se rigen bajo la consigna de que todo aquel que no sude el físico es un afeminado.




Lo cierto es que las dos disciplinas no se contraponen. Ambas se pueden practicar y los resultados son bastante buenos. El mito de que no pueden ir de la mano sólo ha sido generado por los estereotipos que manejan las series de televisión y películas.




El realizar algún tipo de actividad física relacionado con el deporte como una forma de relajación y meditación es una excelente receta para desarrollar el intelecto. Como prueba de ello se encuentra la constancia y disciplina del escritor Haruki Murakami, quien  lo describe a la perfección en su libro De Qué Hablo Cuando Hablo de Correr.




El ejercicio activa las neuronas y permite que las sinapsis generen grandes ideas y pensamientos. Tomarse unos minutos [lo recomendable son más de 30] al día son benéficos para la salud física y mental.




El estar con uno mismo, adentrarse en territorios poco explorados de la mente, solucionar conflictos, implementar estrategias, desarrollar historias, son sólo algunas de las dinámicas que despierta la actividad física, no importa la que sea mientras trabajen los músculos y el cerebro.




Y para que ya no prevalezcan los pretextos, el sitio DAREBEE implementa una serie de métodos para que todos podamos hacer algo de ejercicio sin salir de casa [si ir al gimnasio es el problema].




Aquí podemos observar cómo el ejercicio y el intelecto se relacionan, ya que sus rutinas se basan en una serie de ilustraciones con los diferentes ejercicios a realizar, según en lo que te quieras convertir.




Se preguntarán, ¿por qué convertir? Resulta que DAREBEE tuvo la genial idea de inspirar a todos los principiantes, medios y avanzados por medio de personajes de la cultura pop como son los superiores, protagonistas de películas y series de televisión.




Con esto, los carteles nos enseñan a llevar el mismo entrenamiento de cada uno de los Avengers, saber cómo le hace Superman para tener tonificados sus músculos, qué tipo de ejercicios hace Batman en la Baticueva, incluso, conocer las flexiones de Pokémon.




Las láminas de superhéroes son una mínima expresión de lo que pueden encontrar en DAREBEE, ahí encontrarán una gran cantidad de ejercicios para cada tipo de necesidad. Así que para entrar al sitio, den click aquí.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney