Crónica de un corazón roto


Los que hemos estado enamorados sabemos que es una etapa maravillosa de felicidad y éxtasis, pero también de sufrimiento y dolor. Es una fase en la que se experimenta un cúmulo de emociones. Nadie está exento de sufrir por amor, de un corazón roto, de tener problemas con los padres porque no están de acuerdo con la relación porque no confían en la persona en la que el enamorado está apostando el todo.



Así son las relaciones amorosas, ya lo dice una rolita de Diego Verdaguer “…Porqué llorar el amor es así como viene se marcha…”  Todo puede ir miel sobre hojuelas y de repente todo se va deteriorando, el romance se acaba por las razones que sean, los planes que se fueron construyendo durante el tiempo que duró la relación se esfuman, se quedaron en meras ilusiones.



Dicen que el tiempo lo cura todo, algunos vivirán un duelo por corto tiempo, a otros, tal vez, les cueste más trabajo superarlo. La persona amada continúa siendo el tema de conversación con la familia y sobre todo con los amigos, parece imposible dejar de pensar en ella y cada lugar, canción, película, aroma, cualquier escena en la vida cotidiana nos la recuerda.



Los amigos se convierten en el paño de lágrimas, en los confidentes y consejeros en los que nos refugiamos para salir avante. Además de las amistades, hay quienes tienen un medio de desahogo más confidencial, con el que se sienten seguros y que les guardará el secreto, no los juzgará, y sólo estará ahí para conservar intimidades: un diario. Claro, si alguien no los cacha y fisgonea.



Un cuaderno, una pequeña libreta conoce todo lo ocurrido antes, durante y después de la relación, no hay mentiras, cualquier detalle está ahí escrito.



En España vive un ilustrador que también ha sufrido por amor y lo quiso expresar en un cuadernillo. Se trata de Alfonso Casas, quien se describe como “ilustrador y perdedor de tiempo profesional”.



Casas tiene muchas historias que contar y lo hace a través de una serie de ilustraciones en las que reflexiona sobre sus sentimientos. Como una especie de bitácora relata algunas experiencias por las que atraviesa alguien que está pasando por una ruptura amorosa.



Sentimientos que todos hemos tenido es lo que vemos en el trabajo de Casas, una crónica sentimental de corazones rotos con un toque de ironía mordaz.



Si quieren conocer más irónicos trabajos de Alfonso Casas sólo den click en el nombre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney