Pinturas de luz


Los objetos luminosos tienen la peculiaridad de atraer la atención de los ojos. Naturalmente, para apreciarlos en su esplendor es recomendable que se esté en entornos oscuros para que su lucimiento sea mayor.





Ahí que el pasado Filux, celebrado en la ciudad de México, reuniera esta característica. Representaciones temáticas que fueron proyectadas sobre las fachadas de diversos edificios emblemáticos, que resultó un atractivo para miles de personas que se congregaron en el Centro Histórico. La fusión de cuerpos brillantes con la oscuridad.





En la historia del Indie Emergente, les hemos presentado trabajos que se basan en el juego de luces. Una técnica que deja de lado las herramientas de la pintura tradicional y se hace de aditamentos luminosos y una cámara para crear el llamado Light Painting.





El artista finlandés Janne Parviainen es un visionario en su terreno al dejar de lado los pinceles y el lienzo y hacerse de los cristales de las ventanas, colores de aceite y marcadores permanentes. Esto es en lo que se refiere a su “pintura tradicional”.





Otra de sus inclinaciones es el arte de la fotografía de las pinturas de luz. Su proceso se basa en la manipulación de las imágenes de forma manual, sin ninguna intervención  digital de programas de diseño.






El uso de la luz es transformada con los disparos fotográficos de larga exposición que realiza cada determinado tiempo. Al no existir intervención de la tecnología, exprime al máximo las características de la cámara y su imaginación para visualizar un producto que es realmente llamativo.





Estos cuadros de imágenes luminosas muestran su objetivo con halos resplandecientes que se realzan debido a los constantes movimientos de los fondos plagados de luces que producen tonalidades de múltiples colores. Tan simple, que parecen pinturas.





El tiempo es fundamental para lograr los efectos, ya que se pueden utilizar unos cuantos minutos como varias horas, dependiendo el resultado que busque Parviainen. Los accesorios para la distribución de los efectos radican en el uso de luces estroboscópicas, flashes, juegos de luces y todo aquello que sea un cuerpo incandescente.





Janne comenta que le gusta la pintura de luz por la “habilidad de dibujar espacios en tercera dimensión y la posibilidad de alterar la realidad sin ningún programa de procesamiento digital de la imagen”. Está satisfecho con la creación de sus seres que se pueden mover entre el concepto de fantasmas o esqueletos resplandecientes.





Su objetivo es inventarse historias dentro de las fotos y que el espectador construya las propias a través de las interpretaciones que su visión le otorgue.



En otra vertiente, las imágenes nos pueden remitir a los personajes luminosos de la película Tron, donde los programas informáticos tienen vida y los grupos de personajes se distinguen por su atuendo luminoso dentro de un entorno oscuro. Ni hablar de la Matrix de Neo.




Para conocer más trabajos de Janne Parviainen, dar click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney