Intoxicación visual



Una de las principales características de las grandes ciudades del mundo es su ritmo de vida acelerado, el caos, el estrés, se encuentran en constante movimiento, como si no descansaran nunca, como si jamás les bajaran el switch. Megaciudades de las cuales algunos habitantes quisieran huir para encontrar una vida más relajada, sin tener que desplazarse de un lado a otro con tanta velocidad, pero que otros, a pesar de todo, disfrutan y encuentran la belleza de las grandes urbes, justamente en estas particularidades que las hacen embriagadoramente excitantes.




El dinamismo, la energía y el movimiento de importantes capitales del mundo, pero en especial una,  ha cautivado a una artista del pincel.





La pintora polaca, Alexandra Pacula retrata el esplendor, el ritmo acelerado de la ciudad que nunca duerme, donde las calles se inundan de taxis amarillos, de la moda, donde se encuentra uno de los parques más famosos del mundo, el Central Park, la llamada Gran Manzana, el escenario de muchas tragedias y catástrofes retratados en la pantalla grande y series de televisión. Adivinaron, nos referimos a Nueva York, metrópoli en la que reside la artista, y que ha sido objeto de inspiración para crear  su obra.




Pacula plasma imágenes similares a los momentos que captaría la lente de una cámara fotográfica con la técnica de larga exposición y una baja velocidad de obturación, sólo que ella lo hace con pintura de aceite sobre lienzo.





Así como la fotografía de larga exposición permite capturar la trayectoria de un móvil y hacerla visible como una suerte de línea continua e ininterrumpida, que además es más espectacular y se consigue una mejor visibilidad cuando se lleva a cabo con objetos luminosos en ambientes oscuros, la pintora produce hermosas postales de los paisajes urbanos neoyorkinos como si fueran una instantánea.




El objetivo de Alexandra es retratar los ambientes nocturnos y la luminosidad que da vida a esa ciudad llena de movimiento, donde los habitantes, el transporte y todo lo que se  mueve lo hace a un ritmo agitado, de ahí que a su obra la haya titulado veloCity.




No crean que son fotos mal tomadas, movidas o borrosas, veloCity es un trabajo que mezcla abstracciones fotorrealistas con el impresionismo y el expresionismo.




Alexandra Pacula describe su obra como: “Mi trabajo investiga un mundo de intoxicación visual; capta momentos de encanto, que se asocian con la vida nocturna urbana. Estoy fascinada por el ambiente de la ciudad de noche y sus cualidades seductoras. La turbulencia impresionante de los vehículos y los peatones apresurados evocan sentimientos de asombro y desorientación. Las luces brillantes se convierten en un paisaje mágico con oportunidades atractivas y promesas de satisfacción.”




Para crear las láminas llenas de ráfagas de luz, color y movimiento, la artista observa, se documenta y se concentra en cómo la mente, a través de la mirada, percibe y evalúa el espacio en el que se encuentra inmersa.




Para conocer más pinturas de Alexandra Pacula, sólo den click sobre su nombre. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney