Banksy en movimiento


Por varias partes del mundo han aparecido, aparecen y seguirán apareciendo grafitis con estilo peculiar e inigualable. Parecen calcomanías que fueron pegadas en los muros de edificios habitados, abandonados, paredes y lugares donde a los turistas les hubiera gustado tomarse una foto porque no había pintas.


El responsable de lo que muchos consideran actos vandálicos es obra del británico Banksy. Considerado como el artista callejero más emblemático de todos los tiempos, se ha dedicado a viajar por diversas ciudades del mundo para decorar el espacio urbano, muy a su estilo.


Influenciado por 3D, grafitero descomunal y fundador del grupo de trip hop Massive Attack, se ha mantenido fiel a una de las características del movimiento, el anonimato. Su clandestinidad le permite desarrollar aún más el mito de quién es este artista. Pocos conocen su rostro, y todo parece indicar que sólo ha otorgado una entrevista cara a cara a un reportero, quien lo describió como un tipo de alrededor de los 33 años con un diente de plata, un anillo de plata y un arete de plata.


Sus temas son variados, aunque predominan los conceptos políticos y sociales, teniendo como amplios referentes a las ratas, los soldados y la policía. México no se ha librado de servir como óleo, pues en el 2001 viajó a Chiapas con su equipo de futbol de Bristol, Inglaterra, donde era el portero, para jugar un partido contra los Luchadores por la Libertad Zapatista. La ocasión se prestó para que pintara una pared que ilustraba la lucha por la independencia del movimiento liderado por el sub comandante Marcos.


La técnica del esténcil es su principal arma para plasmar la idea que está en su mente, lucidez que le viene en el momento que sólo necesita de materiales básicos para instalarse en un lugar público. A sus trazos les agrega algún elemento de la cultura digital, ya que muchos textos y figuras remiten a una impresión de pantalla en el monitor. Ha declarado que no es un grafitero tradicional porque es muy lento para trabajar con los aerosoles. Por este motivo, decidió acortar el tiempo creando sus plantillas a las que les puede agregar color.


Los expertos y críticos de arte lo han calificado de vándalo, minimizando su trabajo y a sus seguidores al comentar que su público no necesita ningún conocimiento de arte para apreciar sus creaciones. Para ellos, el arte callejero no debe ser glorificado, pues una gran parte de la sociedad no comulga con su ideología ni su ironía.


El fenómeno Banksy ha llegado a todos los rincones, convirtiendo un arte clandestino en un boom artístico que las galerías desean tener dentro de sus instalaciones. Gracias a su agente, ha logrado tener diversas muestras que lo posicionan como uno de los artistas más requeridos en la actualidad.


Sus seguidores buscan tener la gran suerte de encontrar una obra en alguna calle para poder apreciarla y conservarla. Su trabajo ya es considerado de culto, a tal grado que Christina Aguilera compró un original de la reina Victoria como lesbiana en 25 mil libras esterlinas, y la casa de subastas Sotheby’s vendió un set de Kate Moss en la nada despreciable cantidad de 54 mil 400 libras esterlinasEsta modalidad de vender sus obras le ha merecido el desprecio de muchos de sus colegas grafiteros por instalarse en el sistema, cuando la esencia no debe ir por ese camino, lo que parece no importarle en lo absoluto a Banksy.


Sin esta preocupación y con el renombre que tiene, en el 2010 decidió retomar un proyecto audiovisual de Thierry Guetta, aficionado a las grabaciones, que habla del arte callejero y que estuvo inspirado en su figura. El filme Exit Through the Gift Shop fue un desastre de principio a fin, razón suficiente para que Banksy decidiera editar el material. La película tuvo su estreno en el Festival de Sundance y fue nominada al Oscar por Mejor Documental.


Su participación en la pantalla no se limita al documental, también participó en un capítulo de Los Simpson que levantó revuelo y fue duramente criticado por sus grafitis animados que tenían un sentido del humor muy negro contra las fábricas asiáticas y su uso de animales, siendo que el programa está hecho en gran parte en Corea del Sur.


Su anonimato es parte del efecto Banksy. La falta de datos biográficos lo hace un personaje del cual todos quieren saber y buscan poseer alguno de sus trabajos. La ironía de la vida fue cuando hace algunas semanas le dio a un vendedor de la calle varias de sus obras para que las vendiera en 60 dólares, todos las veían y nadie quiso comprar nada. Así se mueve ante las masas.


Así como en su documental retomó el trabajo de otro, el artista de GIF serbio ABVH hace una recopilación de las obras de Banksy para darles movimiento por medio de técnicas digitales para crear la serie Banksy Animated.


Con su experiencia en el lenguaje de la programación, ABVH selecciona diversos esténcils y realiza un montaje electrónico al que agrega una pequeña porción de humor para darle un giro inesperado a la obra. Lo estático adquiere movimiento para ver un cuadro que tiene historias enlazadas por hechos discordantes.


El talento de ABVH es indiscutible. Consigue que las líneas de cada figura de Banksy se adapten al movimiento que les otorga. La selección es adecuada y la reversión da la oportunidad de sonreír, ironizar o indignarse con un significado nuevo.


Para conocer más imágenes GIF de ABVH y las obras de Banksy, den click en sus nombres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney