Adivina el deporte por la forma del cuerpo



Unos lo tienen flaco, otros gordo, delgado con o sin curvas, largo, corto, musculoso, con o sin simetría, esbelto, atlético, fino, tonificado. Diferentes son los tipos de anatomía que el ser humano puede  desarrollar, dependiendo de la herencia genética y de los factores ambientales.


El material genético es el encargado de transmitir toda la información que definirá nuestras características anatómicas, fisiológicas. Todos los caracteres transmisibles cuya información está incluida en los genes recibe el nombre de genotipo, y una vez que los factores ambientales actúan sobre él, se manifiesta en el aspecto del individuo, y eso es a lo que se le llama fenotipo.


La influencia ambiental está determinada por diversos factores del ambiente físico, psicosocial y sociocultural de las personas. El tipo de fisonomía que desarrolla alguien de origen nórdico no es el mismo que el desarrollado por un asiático, pues el clima, la alimentación, el ritmo de vida, las costumbres, entre otros aspectos son los que contribuyen al crecimiento y desarrollo de la masa corporal.


Lo anterior lo podemos comprobar en las diferentes disciplinas deportivas, por ejemplo, en el deporte más popular y visto del planeta, el futbol, vemos a jugadores de diferentes nacionalidades y es evidente las características distintivas de acuerdo a su lugar de origen.


Hablando de las personas que realizan alguna actividad física, el tipo de corpulencia que construyen con base en las rutinas de ejercicios varían dependiendo de lo que practican.


¿Les ha pasado que cuando ven a alguien, incluso no siendo un atleta profesional, se nota qué tipo de deporte juega? Por la constitución anatómica, por la altura, hasta por el modo de caminar, de moverse, inclusive por la forma en que se saludan entre sus similares.


Cuando alguien se refiere al término de un “cuerpo atlético”, regularmente se evoca la imagen de un físico delgado, afinado, extremidades definidas y tonificadas. En algunos casos así es, pero hay un artista de la lente que nos muestra otras visiones y diferentes clases de cuerpos.


El oftalmólogo y fotógrafo estadounidense Howard Schatz, ha sido muy observador y se ha percatado de las características físicas de los atletas de alto rendimiento respecto a la disciplina en la que se desenvuelven, y se encargó de capturar algunas de las fisonomías y compararlas en su serie Athlete.


A Schatz le gusta retratar los cuerpos de los deportistas para mostrarnos la capacidad de la naturaleza humana de desarrollarse de diversas maneras. Es así como en Athlete podemos ver la increíble pluralidad de formas, tamaños y estéticas de 125 atletas profesionales.


Su serie fotográfica pone al descubierto la distinción de la anchura de la espalda, los brazos, las piernas, los glúteos, los muslos,  la fuerza de cada uno de los miembros del cuerpo, entre un gimnasta, un futbolista, un luchador, basquetbolista, pugilista, nadador, ciclista o  tenista.


Los maratonistas tienden a ser esbeltos y livianos, los nadadores suelen tener un físico larguirucho y con grandes pies, las gimnastas desarrollan una corpulencia esbelta, estética con cierto porte elegante y son de baja estatura, los basquetbolistas tienen brazos y piernas largas, son delgados y muy altos, los levantadores de pesas son bloques sólidos de músculos con piernas y brazos cortos.


Las imágenes son sencillas, pero suficientemente reveladoras. Los atletas sólo miran a la cámara, vistiendo pocas prendas negras, y algunos se hacen acompañar de los equipos que utilizan para llevar a cabo su disciplina.


Cuerpos perfectos, que reflejan cómo la herencia genética y la suma de los años de formación específica, dan como resultado fisonomías que proporcionan la capacidad y habilidad de formar a los mejores atletas del mundo en sus respectivas áreas deportivas.


Para conocer más de la obra de Howard Schatz sólo basta con dar un click sobre su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney