Y vivieron felices para ¿siempre?




El sueño de muchísimas personas es tener una vida similar a la de los cuentos de hadas. Ser la princesa o príncipe, para después convertirse en la reina o el rey. La casa productora Disney se ha encargado de instalar esa idea en las culturas a nivel global.


Las historias que tienen protagonistas con una vida sencilla, rodeados de situaciones adversas en todos los sentidos y con grandes habilidades para salir adelante, son las preferidas del público en general. Con un andar espinoso y librando obstáculos inimaginables, nuestra[o] héroe sale adelante, pero muchas veces, ayudado por alguien de la realeza o un ser que tiene el poder para sacarla[o] de las penumbras anónimas.


A nuestro alrededor pueden girar historias de personas conocidas que están a la espera de su “príncipe/princesa azul” que será el detonante para darse a conocer en sociedad, tener una vida llena de lujos y ser adorado por los vasallos.


Pero también hemos escuchado testimonios de cuando el cuento de hadas no lo era, dejando de lado la famosa frase de “Y vivieron felices para siempre”. Vivencias que lejos de ser la envidia de los demás, es un claro aviso de que no todo es como dice Walt Disney.


Y como existen personas que creen que la felicidad no está comprada al tener el reino que se esperaba, la fotógrafa israelí Dina Goldstein creó la colección de imágenes llamada Fallen Princesses.


En las fotografías se puede ver a Blanca Nieves, la Bella Durmiente, Mulán, Ariel y demás princesas en escenarios totalmente desconocidos de acuerdo a la historia que nos han contado.


¿Cuáles son esos mundos nuevos? Goldstein le da un giro de 360º a la vida de las Princesas de Disney, y nos muestra que la suerte no estuvo con ninguna de ellas al elegir a su príncipe o el camino hacia un mundo de ensueño.


La ironía está presente en cada uno de los mundos paralelos que maneja, empezando por el traslado de los personajes a la modernidad. Las coloca en situaciones que no son ajenas para nuestra sociedad y el círculo del glamour por ser una “wannabe”.


Dina Goldstein obtuvo su inspiración al “imaginar la perfección de las Princesas de Disney en oposición con temas reales que afectan a las mujeres de mi alrededor, como son las enfermedades, la adicción y la propia imagen”.


Para conocer más las habilidades de Dina Goldstein, den click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney