Refugios artificiales



A lo largo de nuestra vida nos ocurren o tenemos que hacer cambios constantes, como  mudarnos de residencia, ya sea por cuestiones de trabajo, por buscar mejores condiciones de vida y tener una mayor comodidad.

El ser humano no es el único que busca tener un mayor bienestar, estabilidad y buscar un mejor refugio que nos dé más seguridad. Uno de los seres vivos que se caracteriza por buscar algo similar son los crustáceos decápodos o paguros.


Los paguroideos, conocidos popularmente como cangrejos ermitaños, pertenecen a la familia de los crustáceos, son especialmente más delicados pues tienen un abdomen blando, en comparación con otros cangrejos. Es por eso que necesitan apropiarse de las conchas de moluscos muertos para protegerlo. Para ello, deben encontrar un caparazón que sea de su tamaño y buscar otro cuando hayan crecido.


Desafortunadamente, el hombre está acabando con los refugios de estas indefensas criaturas nómadas, al recolectar las conchas como simple pasatiempo, para tener una colección, dejándolas desprovistas de una armadura que proteja sus cuerpos vulnerables.


La artista japonesa Aki Inomata ha desarrollado un proyecto que ofrece un resguardo para los cangrejos. Ha fabricado estructuras trasparentes a la medida para que sean habitadas por los pequeños crustáceos ermitaños.


Utiliza modelos en 3D, con la participación de sus mascotas artrópodos, en su obra a la que ha titulado Why Not Hand Over a “Shelter” to Hermit Crabs? [¿Por qué no dar “refugio” a los cangrejos ermitaños?]. Una serie de micro hábitats personalizados, que serían la envidia de cualquier crustáceo. Bien podría ser una opción de aquellos ermitaños que se están quedando sin resguardo.


Las conchas artificiales son hechas de plástico. Aki Inomata utiliza un escáner de tomografías para capturar el interior del caparazón, para que el cangrejo en cuestión esté cómodo dentro de su nueva casa.


El interior de las cubiertas, creadas por Aki, son piezas fieles a las que utilizan y necesitan los cangrejos ermitaños, aunque en el exterior la artista reproduce, en pequeña escala, diseños arquitectónicos de diferentes países como los rascacielos de Nueva York, los molinos holandeses de  Zaanse Schans, un templo budista de Bangkok, edificios emblemáticos de Tokio y Taiwán, entre otros. 


Inomata deposita la concha artificial cuidadosamente en el acuario y el cangrejo la recibe con naturalidad. La transparencia de la estructura nos permite observar cómo la constitución blanda del habitante se adapta con facilidad a las paredes del caparazón.


Aki Inomata justifica la extraña combinación, entre crear una protección, un hogar y diseñar más que una simple concha, agregándole edificaciones; relacionando los cambios de vivienda que el crustáceo está obligado a realizar a lo largo de su vida con las mudanzas, las migraciones y los cambios de nacionalidad: “En el idioma japonés, los cangrejos ermitaños son llamados “yadokari”, que literalmente significa alguien que vive en un espacio temporal. A pesar de que el cuerpo del cangrejo ermitaño es el mismo, su apariencia cambia completamente de acuerdo al caparazón que usa”.

 
Why Not Hand Over a “Shelter” to Hermit Crabs? digest ver. from Aki Inomata on Vimeo.

Si quieres saber más de la obra de esta artista japonesa da click en: Aki Inomata

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney