Covereando las portadas de los clásicos


Ilustrado por Robson Araujo Goncalves

Existe un refrán que dicta “no juzgues a un libro por su portada”, aplicado para no enjuiciar o valorar a las personas sin antes conocerlas. En este caso lo emplearemos tal cual, no dejarnos guiar por las primeras impresiones de la portada de un libro.


Ilustrado por MrFurious

Ilustrado por Cat Chi

Ilustrado por Roberlan Borges

Algunas obras literarias no han sido muy afortunadas en cuanto al diseño artístico de su apariencia, grandes clásicos de la literatura relatan historias increíbles aunque sus cubiertas no sean precisamente atractivas.

Ilustrado por Fernando Horta

Ilustrado por Roberlan Borges

Ilustrado por Roberlan Borges

En un stand de recomendaciones de una librería, nada tendrían que hacer libros con una portada poco agraciada, frente a los duros competidores que son las novedades, con sus fachadas atrayentes y cuidadas. Si bien es cierto que el contenido es lo que cuenta, no está demás que la belleza de lo que hay dentro también se refleje al exterior.

Ilustrado por Naomi Sloman

Ilustrado por Matia Dani

Ilustrado por E. Michelle Peterson

Ilustrado por Dayane Alves Pereira

También es importante considerar que en la actualidad se encuentra a nuestro alcance literatura de cualquier tipo, desde el libro más técnico, hasta el clásico más mitológico de la literatura universal, y no sólo eso, sino que los podemos obtener en formato tradicional, físicamente, o el electrónico, descargable on line. En este contexto de compra en línea, a menudo se comenta sobre la pérdida del encanto que supone disponer del libro en cuestión con una portada poco representativa o más sosa que la original, un inconveniente de esta versión digital respecto a la versión real, la física.

Ilustrado por Victoria Fernandez

Ilustrado por E. Michelle Peterson

Ilustrado por Mario Fuentes

Con el propósito de hacer más llamativas las caratulas de los libros de la literatura clásica, una iniciativa de Estados Unidos ha desarrollado un proyecto para rediseñar la apariencia de los grandes clásicos.  Y la mejor parte es que todos los interesados en revestir a un libro, pueden formar parte de los diseñadores con tan sólo entrar a un sitio web.

Ilustrado por Rade Design

Ilustrado por Alex Morris

Ilustrado por Adam S. Doyle

Recovering the Classics es un proyecto en forma de página web que pretende recuperar un formato con portadas atractivas diseñadas, específicamente, para clásicos de la literatura. Max Slakvin, de The Creative Action Network, es uno de los responsables que está detrás de la iniciativa y comenta que  “aunque no lo admitamos, juzgamos a los libros por sus portadas”, por eso decidió colaborar en la recuperación de los clásicos.

Ilustrado por Fernando Horta

Ilustrado por Venom Vision

Ilustrado por Davin Watson

Esta iniciativa se encarga de recopilar libros, cuyos derechos de autor hayan expirado [elige éstos, porque son lo más susceptibles de tener una edición poco atractiva] e invita a los diseñadores a aportar una tapa más original y atractiva para grandes obras literarias.

Ilustrado por Joshua Sierra

Ilustrado por Ed Gaither, Modern Electrographic

Ilustrado por loannis Fetanis

Ilustrado por Alex Sprouse

Recovering the Classics es una colaboración entre The Creative Action Network y Daily Lit. La meta son más de 241 diseños de 92 artistas; cubriendo obras como el Mago de Oz, Ana Karenina, Frankenstein, Mujercitas, La Guerra de los Mundos, Los Miserables, El Retrato de Dorian Gray, entre otros.

Ilustrado por Elena Ospina

Ilustrado por Ed Gaither, Modern Electrographic

Ilustrado por Norman Conquest

Los libros están disponibles para su descarga en formato e-book o se pueden adquirir en papel en impresión bajo demanda. Para saber más, den click en: Recovering the Classics

Ilustrado por Sawsan

Ilustrado por Luis Prado

Ilustrado por Brandon Johnson

Ilustrado por Douglas Thomson

Si quieren contribuir con una portada de un clásico, lo único que tienen que hacer es entrar a: Contribute y seguir  los pasos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney