Cuando se te prende el foco


Alguna vez han dicho o han escuchado a alguien decir “de tu arte a mi arte” aplicándola a una obra de arte que les parece muy sencilla, una idea muy básica que fue materializada. Pues aunque a veces seamos muy críticos y nos preguntemos porqué cierta pieza está exhibida y es presentada con bombo y platillos si se le hubiera ocurrido a cualquiera.


Resulta que ese cualquiera, al final resultó ser el artista, que supo hacer realidad lo que tenía en la mente.


La inspiración puede provenir de donde sea, de quien sea, una persona, un objeto, un animal, una, flor, un paisaje, todo consiste en saber estar atento, ser observadores y, en ocasiones, las ideas surgen de donde menos lo imaginamos, de la nade se nos puede “prender el foco”.


Al fotógrafo alemán Lucas Zimmermann, se le prendió no sólo un foco, sino los tres que forman parte de los semáforos.


Obsesionado con la posibilidad de que la luz sea visible en la niebla, se dio a la tarea de fotografiar la luz emitida por los semáforos en su serie Traffic Lights 2.0 (es 2.0 porque previo ya hay una primera entrega de esta colorida serie), convirtiendo  la luz de un objeto tan común en una obra de arte.


Conozcan más obras de Zimmermann dando click en el apellido.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney