Recetario para cocinar películas


El mundo de la cinematografía es extremadamente competitivo. Se puede tener la mejor idea, pero si no está bien planteada y detallada en un guión, probablemente no tenga mucho éxito.


Pareciera que contar una historia es cosa fácil, pero para hacerlo se deben cumplir con una serie de elementos. Primero se debe definir el tono de la trama: comedia, acción, romance, suspenso, terror, drama. El eje central de la historia, el conflicto que le dará el empuje. Los personajes principales, detallar su personalidad. Y también los antagonistas, quienes son los que hacen que haya obstáculos para entorpecer el objetivo de los protagonistas. Subtramas, esas historias paralelas que juegan un papel importante para la solución del conflicto. La resolución, el giro que tendrá la historia y que culmina con la confrontación de los protagonistas ante el objetivo.


Hay fórmulas, y no precisamente secretas, que una vez que fueron probadas y aprobadas han marcado el esquema para la producción cinematográfica. Una especie de recetario para cocinar películas de diferentes géneros. Sobre todo recetas que han funcionado en el cine hollywoodense, una de las industrias más productivas de este negocio.


Los géneros cinematográficos deben ser reconocidos por el espectador tanto por las evidencias que muestran [tipos de personajes, clichés, estereotipos, escenarios, iluminación o ambientes] como por el tratamiento de las acciones y situaciones. Es así como fácilmente pueden distinguir entre un filme de acción de uno romántico o de suspenso.

Basados en los elementos y estereotipos que caracterizan a los distintos géneros del cine es que el canal de televisión HBO, uno de los más populares de Estados Unidos, se inspiró para hacer la campaña publicitaria del Festival Internacional de Cine Latino de Nueva York.


El diseño estuvo a cargo de la agencia Wing, que utilizó como estrategia mofarse de los trillados argumentos de las películas de Hollywood, y lo hizo con una serie de pósters en los que con pequeñas y sencillas ilustraciones, llenas de humor, explican los ingredientes que debería tener un guión, dependiendo del género, para ser todo un éxito.


El mensaje de la campaña es comunicarle al público que el cine comercial no es lo mismo que el cine de arte. Su lema “Some movies are easy to make. Films are a different story” [“Algunas películas son fáciles de hacer. Los filmes son historias diferentes”]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney