¿El lente indiscreto?


Quienes hayan visto la película de Mi Pobre Angelito [Home Alone], ¿recuerdan la escena donde los ladrones quieren entrar a su casa y el chavito los engaña al poner una imagen de Michael Jordan de tamaño real en la ventana, lo que da a entender que hay más gente en la casa? Lo interesante de ahí es el papel que juega lo que se ve detrás de la ventana.



Alfred Hitchcock en su obra fílmica tiene una oda a este diseño de los inmuebles, La Ventana Indiscreta, cinta que aborda la forma en cómo una persona con la pierna enyesada y aburrido comienza a espiar a su vecino con sus binoculares y cámara de fotos a través de la ventana.



¿Ustedes tienen conocidos que les guste espiar o ver a través de las ventanas de otros? Pareciera que los “mirones” los hay en todos lados, hay una fijación por saber qué es lo que pasa del otro lado del cristal, y si hay alguna actividad que implique desnudos o actividad sexual se da paso al voyerismo.



Recuerdo que enfrente del departamento de un amigo que vive en el quinto piso hay una casa con unos ventanales grandes; uno de ellos pertenece al baño y ahí vive una mujer que le gusta bañarse con las cortinas abiertas. Así que denle vuelo a su imaginación: era el show de la noche [porque era nocturna para oler a cama en la mañana], cuando se estaba desnudando.



Y no necesariamente es ir por la calle “fisgoneando” qué hay dentro de las ventanas. A veces el panorama horizontal no ofrece mucho a la vista y se comienza a voltear a todos lados, siendo uno de tantos objetivos la ventana.



Y quienes acepten que lo han hecho, se han fijado que en muchas ocasiones se pueden ver más cosas, y no necesariamente a una persona [no todo es tener la suerte de ver un cuerpo desnudo].



A la gente le da por disponer de las ventanas como repisa para poner diversos artículos que van desde lo más común hasta lo inimaginable, puede ser porque ya no tienen espacio o les gusta que los de afuera vean que son coleccionistas de ciertos objetos.



Hay cosas tan grandes que la vista nos engaña y pensamos que en realidad hay una persona parada en la ventana. Así que para tener el punto de vista de un especialista, hay que ver lo que hace el fotógrafo Daniel Zakharov con su serie de imágenes llamada The Signs of Life.



Lo que hizo fue recorrer las calles y mirar hasta encontrar objetos que estuvieran dentro de la casa para después fotografiarlos. Su idea nació cuando vio que en la casa de su vecino había un par de periquitos de porcelana en la ventana. Los resultados de su búsqueda compilan más de 200 fotografías que pueden despertar desde el asombro hasta una sonrisa.



Para Zakharov cada elemento que se muestra de adentro al exterior es una fuente de información para darse una idea de cómo son los dueños de la casa, muestran un mundo desconocido para las personas ajenas.



De lo que se encontró podemos ver esqueletos humanos, a Homero Simpson, dinosaurios, figuras religiosas, pósters, Muppets, macetas, papeles que semejan cortinas y hasta animales, principalmente perros que gustan de mirar a los demás.



Si quieren ver más obras de Daniel Zakharov, den click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney