Arte negativo


Cuando la tecnología comenzó a dar pasos importantes se solía decir ‘cuando la tecnología nos alcance’, hoy esa frase, al igual que varios aparatos, ya es obsoleta porque la tecnología nos ha alcanzado.


Todo comenzó allá por los años 40, el inicio de la informática, como la conocemos hoy en día, dio sus primeros pasos en aquella década y de ahí en adelante no hay quien la pare, y  no es que queramos que se detenga, pero sabemos que si los nuevos descubrimientos, inventos, se utilizan de manera irracional podrían ocasionar daños en lugar de traer beneficios a la humanidad.


Con el paso de los años el hombre ha presentado un cambio radical en su nivel de vida, pues ha logrado acumular mayor conocimiento. Existe una notable diferencia entre el hombre de hace unas décadas y el hombre moderno, tal diferencia se ha dado por el desarrollo de la ciencia que está estrechamente relacionada con las innovaciones tecnológicas.


La evidencia del avance de la tecnología la vemos a diario. La telefonía móvil se vuelve obsoleta de un día para otro, cuando nos están vendiendo el teléfono más inteligente, resulta que ya salió el de nueva generación. Antes tomar una fotografía era cuestión de varias horas y para obtener la imagen, otras más, hoy todo es digital e instantáneo, ya no es común que alguien utilice un rollo fotográfico.


Las innovaciones tecnológicas parecen ir a tal velocidad que no da tiempo de asimilarlas. Gadgets que sólo veíamos o imaginábamos posibles en películas de ciencia ficción ya son una realidad.


Inspirado en la globalización, el consumismo, la tecnología y la cibercultura, el artista londinense Nick Gentry crea su obra haciendo una crítica a la sociedad moderna y poniendo énfasis en el reciclaje de materiales poco usados. En sus trabajos siempre utiliza objetos que se vuelven con rapidez en obsoletos para darles otro sentido, un nuevo significado y transformarlos en obras de arte.


En su afán por utilizar materiales en desuso, Gentry creó una serie de retratos que pinta sobre negativos de fotografía que forman parte de la exhibición Synthetic Dreams. Para dar forma a los rostros, primero crea una base guiándose por la luz y sombra que hay en cada uno de los negativos. Una vez que obtiene la silueta, la recorta y comienza a detallarla con pintura. Es así como no únicamente vemos el rostro al que el artista dio vida, sino también, si observamos con detenimiento, se alcanza a distinguir la foto original del negativo.


Si les late el arte del reciclaje, conozcan más del trabajo de Nick Gentry dando click sobre el nombre y apellido.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney