Los Juegos Olímpicos de papel


Estamos muy cerca de ser testigos de la supremacía deportiva que se concentrará en los Juegos Olímpicos de Río 2016. La nación carioca recibirá a élite mundial tras largos periodos de pruebas clasificatorias en las diversas disciplinas.



Los Juegos de Verano son una muestra de la hermandad de las naciones, la paz como justificación en un mundo que comienza a sentir el temor de la violencia generalizada, de la capacidad del ser humano por superar los límites físicos y mentales de su especialidad.



Casi un mes de presenciaremos lo mejor del deporte, ese que no vive  de los exorbitantes patrocinios de las marcas más prestigiadas y que incluso llega a ser catalogado como deporte amateur.



Aquí, al no existir el dinero de por medio, los deportistas se juegan el honor, pero sobre todo, la representación de una nación que premiará su compromiso y esfuerzo de estar con los mejores, ni hablar si se llega al podio: oro, plata y bronce son lo más parecido a tocar el cielo con el corazón.



Estos valores son entendidos y asimilados por la artista Raya Sader Bujana, especialista en el arte del origami y con formación en la arquitectura, para emprender un proyecto majestuoso basado en el papel.



Su visión de lo que quería presentar es hasta el momento el reto más grande. Raya decidió crea una colección de deportistas de papel que provocaran la ilusión de movimiento; el origami no logra esa sensación, y ahí radica la espectacularidad de sus figuras, son dinámicas.



El primer paso fue digitalizar la figura. Su decisión radicaba en que estaría basada en los movimientos más representativos de cada deporte, los desplazamientos del cuerpo humano para superar sus objetivos y llegar a la meta, la obtención de una presea.



Para lograrlo, cortó aproximadamente 150 piezas de papel que fue uniendo con una separación de 3 milímetros entre cada una. El corte no fue digital ni con la ayuda de un instrumento robotizado, los cortes son realizados a mano.



Con la ayuda del fotógrafo Leo García Méndez, las figuras adquieren la agilidad y habilidad que desea mostrar Bujana. La pureza de sus figuras es tocada por el cuadro que capta la lente, luciendo la esencia olímpica.



Si quieren ver más de Raya Sader, den click en su nombre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney