Lo negativo de los depredadores


Unas semanas atrás fuimos testigos, gracias a las redes sociales, de la decisión del Zoológico de Cincinnati de matar al gorila Harambe porque un niño cayó dentro de su jaula y le estaba poniendo una arrastrada, literal.


Unos días atrás, el Zoológico de Chapultepec de la Ciudad de México llegó a un acuerdo con su símil de Guadalajara para que el gorila Bantú fuera trasladado a la Perla Tapatía para reproducirse con las hembras que ahí residen; antes de partir, fue sedado, sólo que a los médicos se les pasó la anestesia y murió dentro de la camioneta que lo trasladaría.


El fin de semana pasado, en la plaza de toros de Teruel, España, fallece el torero Víctor Barrio víctima de una cornada de Lorenzo, toro de la ganadería Los Maños; Curro Díaz se hace cargo de Lorenzo en la faena. Una tragedia por perder una vida humana, sin embargo esta no termina ahí, porque circula la información que la tradición dicta que toro que mata torero tiene como consecuencia la eliminación de la estirpe del toro.


Lo que podemos ver en estos tres casos es que el mayor depredador de los animales, es el animal más grande e ignorante: el hombre. La raza humana a través de los siglos se ha encargado de acabar con la especia animal, ya sea por instinto de supervivencia, por fama o por dinero.


El círculo de la naturaleza dicta que hay depredadores y presas, y de eso se ha encargado de mostrarlo al público una gran colección de documentales del National Geography.


El diseñador gráfico Andrea Minini elabora una serie de ilustraciones llamada Predators and Preys que tienen una doble exposición: muestra al depredador y la presa en una misma imagen en blanco y negro, utilizando el espacio negativo para crear la ilusión óptica de ambos animales.


Si les gustó el trabajo de Andrea, den click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney