Flores detrás del rostro


El rostro de las personas nos puede decir mucho de ellas. La forma del ceño, la boca, su gesticulación y la mirada son elementos que lanzan un mensaje al receptor.



La cara también representa un misterio, una incógnita, ya que algunas personas saben manejar a la perfección sus movimientos faciales, así que con ellos podemos quedar expuestos a un engaño.


Asi, una de las festividades más enigmáticas son los bailes de máscaras, eventos donde cada invitado llega al lugar con un atuendo que resalta la elegancia e incrementa el misterio por saber quién esta detrás.



Los trasplantes de rostro es una técnica médica que aún no se desarrolla en su totalidad, pero de la cual ya hay cientos de interesados que no están conformes con lo que tienen o buscan un cambio radical en su vida. Imaginar que eso suceda es el símil de la utilización de una máscara.


Los luchadores son otros personajes que mantienen el anonimato bajo un material que les permite, en algunos casos, crear una leyenda colectiva del andar popular, como El Santo, el Enmascarado de Plata. Quién no se ve seducido por un cartel de lucha libre que anuncia una función donde se disputa la máscara: ¡todos quieren saber la identidad del perdedor!



Marcelo Monreal es un diseñador gráfico brasileño que crea un proyecto llamado Faces [UN] Bonded donde demuestra que los íconos de la cultura popular tienen una doble cara que no necesariamente recae en la interpretación de sus personajes fílmicos o televisivos.


La serie de imágenes digitales nos presenta a actores y actrices que tienen fragmentado el rostro de donde emanan una buena cantidad de flores, representación de la vitalidad y belleza que tiene en su interior el ser humano.



La idea se originó de una frase que le dijo su madre: “estamos hechos de flores”. Esta oración se materializó por medio de su imaginación que va rellenando los espacios que quedan detrás de un rostro reconocido en el mundo.


Para ver más de Marcelo Monreal, den click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney