David Bowie y su camaleónica evolución


Uno de los artistas más prolíficos de la música, y del cual los Indie Emergentes nos declaramos seguidores, es David Bowie. Actor, cantante, músico, compositor, productor y arreglista británico de personalidad camaleónica, ha cambiado cuantas veces ha querido de estilo desde su aparición en 1964 como parte de Davie Jones and the King Bees, pasando por Major Tom, Ziggy Stardust, The Halloween Jack, Aladdin Sane, The Thin White Duke (El Duque Blanco) hasta el look de hombre formal que ahora le conocemos.


David Robert Jones nació el 8 de enero de 1947 en Brixton, Londres. A temprana edad, en el colegio al que asistía lo consideraron poseedor de una voz adecuada para pertenecer al coro, además de reconocerle la manera de tocar la flauta por encima de lo normal. A los 9 años llamó la atención por su peculiar e imaginativa forma de bailar. Parece ser que el don artístico y la estrella los trajo consigo desde su nacimiento.


Después de haber escuchado una colección de discos que su padre llevó a casa, entre los que se encontraba uno de Elvis Presley, David Bowie quedó impresionado del poder de la música, a partir de ese momento comenzó a tocar diversos instrumentos y a hacerse de varios discos.


Inició su carrera en los años 60 con una actitud temeraria en la que consideraba que ningún riesgo era excesivo. Ha recogido múltiples influencias, sobre todo de la psicodelia y el punk, que le hicieron adoptar en los años setenta un provocativo aspecto andrógino. En su trabajo ha reflejado su interés por los extraterrestres, las drogas y la magia.


A parte de reconocerle y admirarle la gran aportación y el legado que ha dado Bowie a la música, también destaca por su extrovertida y cambiante personalidad y la variedad de looks que ha tenido en sus 50 años en la escena musical.


Parte de la personalidad de tremendo artista es su mirada hipnótica, y por supuesto el color de sus ojos, los cuales deben saber ambos son azules, sólo que uno tiene un defecto: una pupila dilatada permanente, por eso da la impresión que es gris. Esto fue a causa de un incidente que sufrió a los 15 años cuando se enfrentó a un compañero de la escuela, quien le propino un fuerte golpe en el ojo, el cual estuvo a punto de perder, después de varias cirugías, lo salva pero le queda con tal defecto, que al final complementó su estilo.


Como un homenaje a la trayectoria de David Bowie que abarca de 1964 al 2014, y como parte de un presente por sus 68 años cumplidos recientemente, la ilustradora británica Helen Green ha realizado una serie de retratos del músico, titulada Time May Change Me (El tiempo me puede cambiar) mostrando sus múltiples cambios de look y los resumió en un GIF animado.


Esta animación está integrada por 29 fotogramas que en cuestión de unos segundos nos permite hacer un recorrido por la camaleónica trayectoria del artista.


Maquillaje, diferentes tintes y cortes de cabello, peinados, complementados con la extravagante vestimenta nos demuestra la capacidad de David Bowie de reinventarse a sí mismo.


Conozcan más de la obra de Helen Green dando un click sobre su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney