viernes, 19 de junio de 2015

El amor de un padre


Los padres son capaces de hacer cualquier cosa por sus hijos, esta puede ser una frase que constantemente se escucha en las reuniones entre papás.  No es sólo algo que se comente, en la vida diaria podemos ver muchos ejemplos que le dan el verdadero significado y valor a la frase.




Cuando a una pareja le dan la noticia de que van a ser padres, desde ese momento comienza a cambiar la percepción de la vida, las prioridades son otras, la dinámica de la pareja empieza a modificarse, ya no piensan en dos sino en tres.



La llegada de un retoño implica responsabilidad y muchos cuidados. Los papás son los encargados de proteger y hacer todo lo posible e incluso lo imposible para que los hijos estén bien desde el momento en que llegan al mundo.



Desvelos, preocupaciones, regaños, cuidados, atenciones, pero también muchas alegrías, sonrisas, aprendizaje, diversión se vuelven parte de la convivencia entre padres e hijos.



Parte importante en el desarrollo de los pequeñines es la salud, en ese tema los papás siempre están al pie del cañón, al pendiente de su bienestar. Habrá a quienes se les considera padres sobreprotectores que no quieren ni que el aire toque a sus hijos, pero también es de entenderse la gran responsabilidad que conlleva cuidar la vida de un pequeño ser.



Cuando un hijo está enfermo es cuando sus protectores preferirían ser ellos los que tuvieran el mal y procuran hacerlo sentir lo más cómodo posible mientras se recupera.



Algo así hace Geoff Grubb por su pequeñita Layla, quien nació con una catarata por lo que debe usar un parche dos horas diarias para que su visión se desarrolle correctamente y evitar que requiera una cirugía a tan temprana edad mientras encuentran otras soluciones.



Grubb sabía que el parche de Layla no iba a pasar desapercibido, además de que a ella le resulta incómodo usarlo, así que puso manos a la obra y se le ocurrió dibujar los parches con personajes de la cultura pop o hacer alusión a algún accesorio como unos lentes.



Si iba a ser más que evidente el parche por lo menos Grubb intenta que las personas no miren a Layla por cómo se ve o estén curioseando en el porqué lo trae, sino por lo creativo que luce el parche, es por eso que cada día dibuja un diseño distinto convirtiéndolo en un lindo y gracioso accesorio y no en una representación de la enfermedad.



Grubb no es un artista del diseño pero el amor por su hija ha hecho volar su imaginación y hacer creativos dibujos.



Geoff Grubb es conocido como Gfgrubb y todos los diseños los ha compartido en la cuenta de Instagram @laylaspatches. Si quieren verlos sólo den click sobre el link.




No hay comentarios:

Publicar un comentario