Y vivieron felices para siempre… ¿será?




¡El amor… el amor! Cuando una pareja está enamorada, no ve defectos en el otro, al contrario, los minimiza y las virtudes las maximiza, elevando al ser amado al grado de la máxima perfección.

Son compatibles, la pasan muy bien, disfrutan todos los momentos juntos, todo es alegría y felicidad, se cree que jamás va existir un instante de duda o de conflicto y que si llegara a suceder lo solucionarán fácilmente, pues lo único que importa es el amor, eso lo arregla todo.

Todo lo anterior ocurre en la etapa del noviazgo, pero qué pasa cuando la pareja quiere llevar la relación a otro  nivel, a algo más formal. Cuando deciden comenzar una vida juntos, y ser las primeras personas que verán al comenzar día y las últimas al finalizar la jornada.


En ocasiones, los altibajos de la convivencia, la rutina, los temas que comienzan sólo a girar en torno a asuntos del hogar y los hijos, las intromisiones familiares y de amigos, los defectos que antes ni se notaban ahora hasta parecen exagerados, las cualidades y lo que fue atractivo uno del otro ahora es lo que más les disgusta, y pretenden cambiar lo que en un principio les gustó de esa persona, entre otras cosas, son las que van haciendo que la relación se torne desgastante, monótona, aburrida y provoca que se apague la chispa que se encendió el día que sintieron amor a primera vista.

Importante será reflexionar acerca de aquello que les atrajo, lo que los unió, establecer una buena comunicación, olvidarse de las obviedades y expresar lo que se piensa y se siente. La convivencia con alguien que tiene distintos hábitos, no es fácil, por eso es indispensable mantener el diálogo, la confianza, el respeto y la tolerancia.

El siguiente cortometraje animado -de origen israelí, realizado por Yonni Aroussi y Ben Genislaw-, titulado Happily Ever After, muestra cómo puede ser la vida en pareja, de no saber cómo enfrentarla

En esta historia pareciera que prevalece el fatalismo en cuanto al resultado final de las relaciones de pareja, pero hay quienes logran un buen equilibrio y perduran con todo y el encanto de cuando se conocieron, y justo son los que sirven como referencia para saber que es posible lograr lo que sentencian los finales de los cuentos de princesas…”y vivieron felices para siempre”.

Denle play a esta reflexión sobre la vida, una  invitación a visualizar un futuro y las propias ambiciones.

 
Happily Ever After from Yonni Aroussi on Vimeo.

Comentarios

  1. Muy bueno, la oportunidad ahí está, el trabajo es de cada uno. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bere por ser parte de la Pandilla!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El lado oscuro de las Princesas de Disney

Pintura escurridiza