Movimientos improvisados




El cuerpo emite tantas señales de comunicación que en ocasiones sólo nos centramos en una, el habla. Existen diferentes formas de comunicar algo. Lo que se debe tener presente es que el cuerpo en su totalidad es un caudal de señales, de ahí se desprende el término de lenguaje corporal.


Hablar y hacer señas con algún miembro del cuerpo es prácticamente lo mismo. En ambos casos requiere de habilidad para aprender y luego transmitir mensajes. Incluso, hay quienes logran decir mucho con la simple mirada. Todo es comunicación.


Una forma de comunicación no verbal en los seres humanos es la danza, el arte de mover el cuerpo para expresar sensaciones, sentimientos y emociones. Los ejecutantes se desplazan de un lugar a otro o mantienen su propio eje deslizando a través del aire sus extremidades, creando siluetas inimaginables.


Los bailarines o danzantes mantienen su cuerpo y mente como un solo ente para lograr la coordinación que la pieza musical necesita. Al verlos al frente de un escenario cómo ejecutan sus movimientos, las personas se embarcan en un viaje donde las notas del pentagrama parecen las olas por donde ellos se desplazan.


Es una profesión que requiere de habilidades, ya sean natas o aprendidas a lo largo de extenuantes clases, y aún con eso, no todos llegan a convertirse en ejecutor.


Para aquellos que carecen de aptitudes para bailar, el género que sea, prevalece la acción de sentarse a admirar lo que otros pueden hacer. Este caso es parecido a lo que le sucede al fotógrafo newyorkino Nir Arieli, pésimo bailarín, que decidió capturar los movimientos de varios danzantes para crear la serie titulada Tension.


Lo interesante de las fotografías es que en una sola imagen podemos observar con detenimiento cómo fueron los movimientos. Arieli lo logró al experimentar con diversas capas de fotos para crear combinaciones interesantes e ilustrativas de la esencia de lo que dice el bailarín con su lenguaje corporal.


El fotógrafo no impone alguna coreografía, sino que permite que sus modelos improvisen los movimientos, que expresen lo que su cuerpo quiera decir al espectador para que sean plasmadas en imágenes que develarán un mensaje. El diálogo que comienza entre lente y cuerpo es inigualable e irrepetible en el tiempo, así que debe aprovecharse, evitando la perfección planificada.


Nir Arieli, como lo mencionamos antes, es pésimo para coordinar los pies, no puede bailar ni en su habitación, ni en un club y mucho menos en cualquier escenario. Comenta que cuando se ve obligado a hacerlo se queda congelado, se tropieza o prefiere beber para desaparecer del mapa. Razón por la cual prefirió convertirse en un coreógrafo visual con gran experiencia no utilizada en las pistas de baile.


Si quieren conocer más de Nir Arieli, den click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney