Ahí viene la plaga, le gusta bailar…


El baile, una manifestación artística, movimientos corporales que usualmente se hacen acompañar por música, uno de los ejercicios físicos más completos, una de las expresiones que le permiten al cuerpo expresarse libremente con ritmo o sin él, lo importante es sentirse cómodo, divertirse, tener un poco de entretenimiento y, por qué no, un poco de ejercitación.





Algunos lo practican de manera profesional, algunos otros sólo en algún evento social y otros más, de vez en cuando, les gusta aventarse unos pasitos sólo dejándose llevar por un momento de euforia.



Un tiempo, que no un instante, de inexplicable frenesí llevó a Frau Troffea, una mujer originaria de Estrasburgo, a bailar fervorosamente entre ¡cuatro y seis días! de manera incontrolable en una estrecha calle de la cuidad francesa. A la semana Frau contagió a entre 30 y 40 personas que se sumaron a la danza, y al mes ya eran más de cuatrocientas quienes la acompañaban.




La conocida plaga de baile ocurrida en julio de 1518 llevó a los cientos de danzantes a la muerte a consecuencia de infartos, derrames y agotamiento. El motivo por el que las personas comenzaran a bailar de forma compulsiva, hasta llevarlas a la muerte, nunca fue esclarecido.



A manera de homenaje a esta “dancemanía” la diseñadora e ilustradora brasileña Niege Borges Alves creó la serie de ilustraciones Dancing Plague of 1518. Carteles en los que muestra paso a paso las coreografías que han tenido lugar en series de televisión y películas.




Así como un manual de instrucciones, Niege Borges piensa que: "Tal vez sea la variedad de movimientos, la sincronía y cómo el proceso se convierte en un modo de libre expresión. Me gusta dibujar cada paso, congelar las escenas de baile".



La ilustradora se inspira en la infografía y el talento de los diseñadores cuando "usan un determinado tipo de lenguaje para transmitir información de una manera amena"; otra fuente de inspiración la encuentra en viejas revistas en las que enseñaban pasos de baile con fotos que había que imitar paso a paso.



Escenas de baile incluidas en películas o series son las principales musas de Borges. Simpáticos o ridículos pasos como los de Napoleon Dynamite o una divertida coreografía entre los hermanos Geller, Monica y Ross del exitoso programa de Friends, el chapoteo tap de Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia, o el divertido y atrevido baile de la Pequeña Miss Sunshine son algunas de las danzas que la diseñadora plasma en su trabajo.



Risibles, adorables, cómicos, pero memorables son los pasos de míticos bailes del cine y la televisión que podemos apreciar en los pósters que honran aquella histeria colectiva de 1518. Probablemente muchos nos hagan reír y también nos contagien las ganas de bailar.



No se queden con las ganas y sigan paso a pasito los movimientos dancísticos que han caracterizado a varias obras del celuloide y de la pantalla chica.


Comentarios

  1. Divertidas ilustraciones aprenderé la danza de la señorita sunshine, volví a reír como cuando vi la película.
    Interesante el nombre el trabajo de esta artista y más cconocer el por qué de titularlo así. gracias indie emergente.me ha gustado su artículo. y no solo éste todos los demás, soy fiel lectora.
    Silvia L.P.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney