Efecto Moiré


A finales de los años 70 y principios de los 80 ver la televisión era la actividad más importante en los hogares. El technicolor estaba en su auge y los programas a color otorgaban una realidad que incrustaba la farándula al sillón de la sala.



Si hoy vemos programas de esos ayeres percibimos que había una saturación impresionante, que los colores están reventados y que cuando un personaje se presentaba con una camisa a rayas o a cuadros parecía que la prenda tenía vida o que unos microseres rondaban por su torso.



Este efecto es el que se conoce como moiré y no es más que que una ilusión óptica producida por la superposición de dos imágenes que crean un tercer plano, en otras palabras, vemos movimiento donde en realidad no lo hay.



Este fenómeno también es muy común en la fotografía. Cuando capturamos una escena donde hay muchas líneas y cuadros diminutos, percibimos que hay un movimiento relativo, sin embargo, en una instantánea por supuesto que no lo hay a menos que sea un GIF.



Utilizando estos patrones descubiertos por el fotógrafo suizo Ernst Moiré, el artista francés Nicolas Sassoon crea una colección visual de imágenes que engañan nuestra vista con un desplazamiento de pixeles que cobran vida en diferentes escenarios.



Su inquietud nación del comportamiento de los monitores de la computadora. Él percibía movimiento, así que investigó para adentrase a un micromundo que le otorga utilidad a la actualidad informática y digital.



El hipnotismo de sus imágenes provoca una nostalgia que remite a décadas pasadas, a los inicios de nuestras primeras computadoras que funcionaban con MS-DOS por medio de pixeles burdos y brutos.



Si quieren ver más de este moireismo de Nicolas Sassoon, den clicks en su nombre y apellido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney