Ser y sentirte bonita es una elección


Recientemente la marca Dove lanzó una campaña en la que pone a prueba a mujeres de distintos países para que entren a un edificio por la puerta que tiene un letrero que dice “Bonita” o por la que dice “Promedio”. Es triste ver como un alto porcentaje eligió entrar por el lado de promedio, algunas sin dudarlo, otras más se vieron en un dilema e incluso decidieron dar media vuelta y no entrar.



Como sabemos la línea de productos para el cuidado personal ha lanzado este tipo de campañas para fortalecer la autoestima y la confianza femenina. Enviar el mensaje de que no hay mujer más bella que la que se acepta con sus defectos, que la belleza real es la más hermosa.


El objetivo es romper estereotipos, mostrar que no existe la mujer perfecta que muestra la mayoría de las publicidades. Ahora sabemos que el Photoshop tiene mucho que ver en la creación de bellezas perfectas. Pero incluso actrices, modelos, cantantes que cuidan mucho su imagen también tienen defectos, ¿no somos nosotros quienes en ocasiones las juzgamos por no ser perfectas?, creyendo que salir en la televisión o en las películas no les da derecho a tener alguna imperfección.


Nuestro peor crítico somos nosotros mismos, mientras no nos aceptemos, seamos felices y saquemos provecho de nuestra belleza no podemos pretender que los demás la vean. Lo importante es que nosotros nos la creamos.



La fotógrafa lituana Neringa Rekasiute se preguntó: ¿Qué es la belleza? ¿Qué hace a una mujer bella? Para responder creó la serie We.Women, un proyecto que lucha contra la imagen femenina distorsionada y busca que cada una se amigue con su cuerpo y aprenda a aceptarlo.


Rekasiute reunió a doce mujeres, les pidió que contaran sus historias y posaran en ropa interior frente a un espejo. La fotógrafa capturó la primera reacción que cada una tuvo al ver su propio reflejo.


Sin las medidas “perfectas”, que quién sabe quien las definió,  estas mujeres reflejan que las cicatrices psicológicas son las que determinan la forma en que se miran, como se perciben. Varias de ellas se reencontraron con su belleza interior y exterior, y compartieron algunas experiencias: recuerdos angustiantes y dolorosos, lucha contra enfermedades como bulimia o anorexia, la vergüenza que sintieron por algunos de sus defectos y depresión.


A través de We.Women, Neringa Rekasiute intenta devolverle a las mujeres el poder de decidir lo que las hacer ser bonitas.


Para conocer más proyectos de Neringa Rekasiute  sólo den click sobre el nombre.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney