lunes, 21 de enero de 2013

El niño que llevamos dentro




Resultaría una mentira no admitir que todos llevamos un niño dentro. Las características que hacen que el ser humano en su etapa adulta tenga comportamientos juguetones e inquisitivos hacen un retrato fiel a esta consigna infantil.



Es muy curioso, después de que se llega a los 30 años y más, recordar todo lo que se hacía de niño. No hay preocupaciones adultas –los pagos de servicios, la despensa, colegiaturas, etc.-, la única responsabilidad, como decían -o dicen los padres- es estudiar, y una que otra labor en casa.



Algunos podrán verse identificados cuando llegaba el papá o la mamá con un juguete que uno ni siquiera pidió. El progenitor se excusa con cierta pena diciendo que siempre lo quiso cuando era pequeño, entonces, quien se divierte más con el nuevo juguete ¡son los papás! Aflora el niño que llevan dentro.



¿Qué pasaría si tuviéramos la oportunidad de sacar ese niño que llevamos dentro -físicamente- pero en nuestra edad adulta? Ese es el objetivo sobre el que trabajó el director de arte y retocador Cristian Girotto con la ayuda del fotógrafo Quentin Curtat para darle ese toque infantil a varias personas a través de fotografías para su serie L’Enfant Exterieur.


Lo que ellos muestran es un análisis de que tuviéramos esa posibilidad, mostrando el mundo de los adultos con la imagen de los niños. Recuperar ese brillo y blancura de los ojos, algo que ahora sólo podemos ver de color rojo o amarillento. Las manos y brazos gorditos que hoy son suplantados por dedos manchados por la nicotina o por el temblor de las presiones diarias.


Girotto con su muestra sólo nos quiere decir que la vida debe ser diversión, las cosas no deben tomarse tan en serio, al fin y al cabo, los niños sólo quieren jugar.

5 comentarios:

  1. Está fantástico el artículo!!...Que distinto sería el mundo si tomáramos las cosas con la espontaneidad e inocencia de los niños...por eso hoy, acepto sorprenderme, reírme y divertirme como si tuviera 5 años… Gracias Indie!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantó!!! jamás debemos dejar de asombrarnos hasta por las cosas que creemos son insignificantes. Todo, a cualquier lado al que volteemos tiene su detalle sorprendente. Cada día al miranos al espejo deberíamos poder ver al niño y no al adulto.

    ResponderEliminar
  3. coincido con los otros anonimous, IE me gusta el artículo. Quiero una foto como las ilustraciones que nos has compartido, están de 10!

    ResponderEliminar
  4. Están increíbles las fotografías. Estaría genial siempre vernos así ;)
    Este Indie Emergente cada vez me S O R P R E N D E MáS! me hace el día y ahora con esta nota más. Ya quiero salir de la chamba para irme a mi casa a jugar ¡jajaja!

    ResponderEliminar
  5. Muchas Felicidades IE - El Sam, ya tenía ansia por leerte. Está de lujo y veo que le ha ido súper bien. Vientos por el artículo. Las fotos están chídisimas. Gracias por recordarnos no olvidar a nuestro peque interno.
    :-*
    La Gallinita.

    ResponderEliminar