martes, 15 de enero de 2013

El artista que se cuela en su trabajo




Los creadores de arte tienen cierto grado de narcisismo por verse reflejados en muchos de sus trabajos. No hablamos de la interpretación, sino de ese detalle que muestra su físico, una parte de su cuerpo, en otras palabras, un autorretrato.


De cierto modo se agradece, porque de aquellas obras que tienen siglos de existir podemos conocer cómo era físicamente su creador. La pintura es el arte por excelencia, lienzos que tienen plasmada el alma, los sentimientos, la sensibilidad del poseedor del pincel; cada trazo nos dice algo de su personalidad, sus gustos y su tendencia artística.


El artista Gregory Scott quiere ir más allá e interactúa con su arte, él busca mimetizarse con sus obras. Combina la pintura con la fotografía para crear una serie de autorretratos creativos y divertidos. Las imágenes llevan por nombre Impositions y se basan en la colocación de diversos cuadros de pinturas en situaciones cotidianas de un artista para darle un nuevo giro a la perspectiva.


Para Scott es una exploración curiosa saber que en cualquier momento algo puede tomar el control de él. Busca capturar los estados emocionales que caracterizan a los seres humanos, especialmente aquellos que carecen del intercambio verbal. Su consigna es que el arte no debe ser serio por ningún motivo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario