viernes, 14 de julio de 2017

Simetría: orden y belleza


La simetría es un concepto difícil de explicar pero fácil de ver. Nuestra vista es capaz de reconocerla de manera natural, una perfecta proporción en la figura de una mariposa, en una obra arquitectónica, en el rostro humano. La simetría existe en todas partes, se dice que es el orden frente al caos.



Existen diferentes tipos de simetría pero la que la mayoría reconoce y que es la más común es la llamada bilateral, es cuando una figura está formada por dos partes exactamente iguales, con la misma distancia a ambos lados de un eje.


La simetría implica proporción de un todo consigo mismo y entre las partes que lo componen, una armonía. Son cosas repetitivas, iguales, aquellas que tienen un equilibrio.



Regularmente cuando se piensa en algo simétrico de inmediato viene a la mente una proporción y también lo asociamos con el orden y la belleza.


La artista eslovaca Maria Svarbova explora  y retrata la simetría en algunas piscinas eslovacas que datan de la era socialista, estas fotografías peculiares abarcan varias series, entre ellas Swimming Pool, Origins y The Tribune



Cada una ilustra los patrones repetitivos y la simetría incidental inherente al deporte. Esto es especialmente evidente en las poses monótonas de los nadadores que, según la fotógrafa, "son tan suaves y fríos como los azulejos de las piscinas". Aunque los individuos vestidos con traje de baño son a menudo mostrados a medio estiramiento o a punto de bucear, sus expresiones y cuerpos implican poco movimiento. Pero evocan una sensación irónica de quietud sincronizada.


Inspirada por la estética retro de cada piscina, Svarbova opta por una paleta pastel con ocasionales estallidos de colores primarios. Esta yuxtaposición de tonos resulta en una atmósfera estéril que acentúa la calidad onírica de las posiciones de los nadadores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario