viernes, 1 de febrero de 2013

Arte dactilar


¿Cuántos de ustedes son papás y les enfada que sus hijos les pinten las paredes? o ¿cuántos de ustedes recuerdan que eso es lo que hacían cuando eran pequeños? Pues si creían que “pintarrajear” en los muros de la casa era cosa de niños, y que esos tiempos son cosa del pasado, la artista newyorkina Judith Ann Braun no piensa lo mismo.




Braun lleva trabajando treinta años en el mundo del arte, pero desde hace diez se ha dedicado a “ensuciar” las paredes con sus dedos creando figuras, paisajes y un sinfín de patrones abstractos de lo que sea. Impresionantes obras que ha conjuntado en la serie llamada Wall Fingerings.




Sus herramientas son muy sencillas: sus dedos que le sirven como pincel, carbón en polvo como pintura y un muro que utiliza como lienzo. Con frecuencia, utiliza simultáneamente ambas manos para lograr esa simetría que genera de manera inherente el cuerpo.




Judith tiene un interés especial por la abstracción y el equilibrio que la llevaron a trabajar bajo cuatro reglas que se inventó y a las que se refiere como Procedimientos simétricos, en las que incluye la abstracción, el papel cuadrado, el grafito y la simetría bilateral.



Ann Braun considera que “la abstracción permite que las imágenes sean cualquier cosa, mientras que la simetría siempre convierte la fluidez en algo, como energía líquida cristalizando. La metáfora del cristal es reflejada en el medio del carbón que, bajo presión y altas temperaturas, se convierte en diamante. Me gusta pensar que estoy pintando con polvo de diamante.”



La Talis

2 comentarios:

  1. Está padrísmo!! niños así se deben "ensuciar" las paredes.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada, ¡felicidades en tu HB!

    ResponderEliminar