Las maravillas del Photoshop... cuando se sabe usar


Uno de los programas por excelencia de los diseñadores gráficos es el Photoshop. Su esencia radica en el uso de herramientas que trabajan sobre una capa de imagen destinada a la edición, retoque fotográfico y pintura con base en imágenes de mapa de bits.






En las revistas donde posan algunos personajes públicos, el Photoshop es el mago, porque puede hacer que se vean más esbeltos de lo que son, con más busto y glúteos o a la inversa, también quita los kilos de más, las arrugas y cualquier otra “anomalía” del cuerpo que provoque una critica social. A esta alteración de la realidad se le llama “photoshopear”.




Una mejor forma de ocupar el Photoshop es como lo hace el estudiante argentino de diseño gráfico Martín de Pasquale. Su visión para modificar la apreciación natural es volverla surrealista, provocando a la percepción visual un gigantismo donde no lo hay. Martín, generalmente, es su propio modelo. Cada una de sus imágenes está “photoshopeada”, y eso lo sabemos a golpe de vista, pero no deja de sorprender la perfección en sus cortes para crear un escenario inverosímil, por ello las ha bautizado como Fotografía imposible.




La planificación es la médula espinal de sus logros y el éxito que comienza a recibir de distintas partes del mundo. Para lograr fotos perfectas se debe tener todo planeado para no ejecutar a ciegas. Martín de Pasquale se está convirtiendo en amo y señor del Photoshop, ayudado del 3D Max y magia, mucha magia.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney