Del teléfono al arte en miniatura




El papel de baño o higiénico es uno de los grandes inventos del hombre. La forma más común es en rollo de papel, aunque hay marcas que presentan formatos diferentes como toallas. No hay datos concretos de cómo surgió, pero se especula que fue por allá del siglo IX.



Recordarán que en la primaria hay un ejercicio donde nos enseñan el principio de la comunicación por medio de un teléfono que se elabora a mano. Para ello, los profesores piden a los alumnos que lleven dos cilindros de cartón donde está enrollado el papel de baño, se tapa un extremo del rollo con papel delgado, se perfora, se introduce un hilo y al hablar comienza a darse la acción de emisor y receptor a través de las ondas sonoras que viajan a través del canal conductor, o sea, el hilo.



Esto es cosa de niños, literalmente, para la artista multidisciplinaria Anastassia Elias que se fue más allá en la utilización de los cilindros del papel de baño. Su imaginación le da la luz para crear arte en miniatura, colección que llama Rouleaux.



La técnica consiste en cortar pequeñas figuras de papel que pega dentro de los rollos de papel higiénico. Con unas pinzas comienza a manipularlas para dar vida a contextos, escenarios y paisajes dentro del cilindro.



Utiliza de manera perfecta lo visual, pues las figuras son del mismo color de los rollos para provocar la ilusión de que forman parte del interior. Cada pieza no le lleva más de unas cuantas horas para terminarla.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney