Sexo con globos


Existe un antiguo texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual del hombre y de cómo mejorar las relaciones sexuales mediante posturas.


Sí, seguro saben a qué libro no referimos, al Vātsyāyana kāma sūtra (“Los aforismos sobre la sexualidad”, de Vatsiaiana) mejor conocido por su título corto como Kama Sutra. Es cierto que este texto tiene 1700 años de antigüedad y que su primera traducción al inglés se hizo en 1883. Pero este libro, que cataloga posiciones, describe técnicas sexuales y comportamientos asociados a las relaciones amorosas, tuvo desde entonces muchas versiones. No ha perdido vigencia, y por el contrario parece que cada vez aparecen nuevas ediciones. Algunas incluso simpáticas.


Un libro segmentado en siete capítulos para explicar el contacto amoroso sexual. Desde el sexo en general, lo que significa y la importancia que tiene en la vida del ser humano, sobre la elección de una esposa, sobre las esposas y cortesanas y cómo atraer a las personas.


El Kama Sutra es un texto muy conocido en el mundo, aunque eso no significa que sea el más leído. Algunos lo alaban, otros lo repudian, pero hay quienes afirman que sus páginas cobijan una gran sabiduría amatoria, de la cual todas las parejas pueden beneficiarse. No entraremos en detalles de si es bueno o malo, que si es pecado leerlo, que es sinónimo de impureza, que es inmoral. Eso depende de lo que decida cada quien.


Las páginas del Kama Sutra contienen en uno de sus capítulos las  64 artes -nombre que da el autor a las posiciones-, y es el más conocido. Muchos creen erróneamente que eso es todo el Kama Sutra, pero es sólo una parte.


Las nuevas versiones no sólo incluyen imágenes de parejas reales, o dibujos, animaciones, videos, también los nombres de las artes amatorias son adaptados.


Uno de los que aportó una divertida adaptación del Kama Sutra fue el diseñador e ilustrador ruso Anton Lobachev a la que ha llamado Kama Balloons. Una serie de videos que enseña de manera didáctica diferentes posiciones en situaciones cotidianas.


¿Qué tiene de especial esta versión? Los protagonistas. Lobachev crea a dos sexies, atrevidos y poco flexibles muñecos hechos con globos y los coloca en diferentes posturas para ejemplificar su encuentro y habilidad en las artes del amor.


Vemos como al señor y la señora globo no les va del todo bien, pues al parecer hay posiciones un tanto complejas que les dificultan el acto, pero al final cumplen el objetivo.


Si quieren conocer más trabajos de Anton Lobachev sólo den click sobre su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney