El arte en su punto


Seguramente han notado que a los niños desde pequeños les gusta dibujar o hacer cualquier garabato en donde sea y con lo que sea.


Los que tienen hijos, sobrinos, nietos, probablemente tienen obras exclusivas e invaluables, no sólo en papel, también en sus paredes, sillones, puertas y todo lo que pueda servir como lienzo para que los pequeños artistas se expresen. Lápices, colores, crayolas, plumas, plumines, gises, pinturas, son la herramienta predilecta de los niños para comenzar a trazar sus primeros dibujos.


Cuando los niños comienzan a adquirir algo de control en sus movimientos, y sobre todo, cuando tienen la capacidad de sujetar y enganchar con las manos algún objeto, ¡cuidado! porque llegó el momento de que echen a volar su imaginación y creen fantásticas historias, retraten a sus papás, a los abuelos o hagan un autorretrato.


Para los pequeños dibujar es una actividad motora espontánea y a la vez compleja, que forma parte intrínseca de su desarrollo personal. Primero garabateando en cualquier lugar, luego dibujando con mayor control corporal.



Los dibujos son más que un simple pasatiempo para entretenerlos. Al entregarles un lápiz y papel, se les está proporcionando una herramienta principal para sus procesos cognitivos.


Es así que todos alguna vez fuimos artistas del dibujo. Hay quienes siguieron desarrollando este arte y lograron convertirse en diseñadores gráficos, ilustradores o pintores.


El dibujo es la técnica básica de todas las artes plásticas. Detrás de toda pintura, escultura, diseño, ilustración, se vislumbra la ejecución de un dibujo previo, ya sea real o mental.



El arte del dibujo ha sido practicado con profusión por artistas de todas las épocas a lo largo de la historia, no sólo como estudio previo a la obra acabada sino como manifestación artística descriptiva o expresiva.



Diversas técnicas de dibujo se han desarrollado, dependiendo su objetivo, y pueden ser combinadas para crear una amplia gama de expresiones artísticas. Los medios que se utilizan también son diversos: lápiz, carboncillo o grafito, pluma y tinta, lápices de acuarela, rotuladores.


Los dibujos que ahora les presentamos son creación del artista español Pablo Jurado Ruiz, quien centra su trabajo en el dibujo realista y sencillo pero trabajado con la técnica impresionista, compleja y de gran precisión: el puntillismo o stippling.


El puntillismo consiste en representar la vibración luminosa mediante la aplicación exclusivamente de puntos que, al ser vistos desde una cierta distancia, componen figuras y paisajes bien definidos.


Para crear imágenes con esta técnica se requiere de un plumón de punto fino para pintar los puntos y producir sombras de manera que se vaya saturando un área o luz que van dando forma a las siluetas. Esta técnica requiere de gran paciencia ya que entre más grande sea el cuadro y mas sombras tenga más puntos se tienen que colocar.


El concepto creativo de Jurado está basado principalmente en la representación humana, trata de contar historias a través de una visión minimalista y sutil.



Cada uno de los puntos que componen la obra tienen un tamaño similar, de forma que el espectador no puede dejar de observar una perfección que hace pensar en una imagen idílica congelada, como una visión duradera de la realidad o la imagen.



Para conocer más de la obra de Pablo Jurado Ruiz sólo necesitan dar click sobre su nombre y apellidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney