Superficies monocromáticas


En alguna ocasión ya habíamos comentado que uno de los espectáculos naturales más socorridos se da en los aviones, específicamente en el asiento que se encuentra a lado de la ventanilla. Desde esa posición se puede apreciar la vida terrestre en miniatura, como si viéramos hormiguitas y sus comunas.



Esa es la visión que tienen las aves, a las que el hombre ha querido imitar en su vuelo. Sólo ellas son capaces, de manera natural, de saber cómo se ve cada rincón de la superficie. Investigadores les han colocado cámaras de video y las imágenes grabadas son espectaculares.



Actualmente con tanta tecnología y efectos especiales en las películas, sobre todo de superhéroes, ya podemos ser testigos de cómo perciben las ciudades Superman y El Hombre Araña desde las alturas. La simulación del desplazamiento por el aire pareciera cada vez más real.



Las estampas desde el cielo nos permiten observan una serie de texturas, cuadrículas, círculos y colores que en muchas ocasiones, cuando estamos en tierra, no imaginamos que se encuentran distribuidos de esa forma.



Todo es un gran mapa del cual podríamos pensar que nos pertenece y que lo tenemos al alcance de la mano. Detener diminutos objetos que se mueven de un lugar a otro y que dentro traen a esos seres que se hacen llamar personas.



Bajo esta misma inquietud de observar y plasmar las superficies, el fotógrafo William Rugen se dio a la tarea de montarse en un artefacto aéreo para captar imágenes a las que ha metido en la colección titulada HERE > THERE.



Una sucesión de figuras monocromáticas que parecen pinturas concebidas por los mejores pinceles. Trazos terrestres que demuestran la capacidad imaginativa del ser humano y la suntuosidad de la naturaleza que nos regala paisajes esculpidos por sus propios medios.



Es impresionante que la ausencia de color engañe la concepción mental que tenemos de los paisajes. En algunas imágenes no se sabe de primera instancia qué es lo que tenemos frente a nuestros ojos. El blanco y negro otorgan un dramatismo especial al cuadro capaz de engañarnos en su forma.



Para conocer más del trabajo de William Rugen, den click en el nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney