Las letras se mudan de ¿piel?


Existen tantísimas palabras técnicas en los diversos vocabularios que cientos de ellas ni los conocemos. Muchas son derivadas del latín o griego, sino es que todas, y su significado siempre deambula en la partición de la palabra.




El vocabulario es amplio y nadie puede jactarse de que lo conoce por completo. Cada día, si ponemos atención, leemos o escuchamos una palabra nueva (que saliera de nosotros sería lo ideal, aunque no falte quien nos diga que son nuestras “palabras domingueras”).




La terminología para cada disciplina de la ciencia es una de las más complicadas de aprender. Cuando vamos al doctor, nos dice que algún órgano de nombre impronunciable sufre de un padecimiento aún más impronunciable. Tomamos el campo de la medicina sólo por mencionar alguno, porque si nos metemos en el lenguaje de otras ciencias, tropezaríamos y seguramente caeríamos en un error.



La biología, la rama que estudia a los seres vivos, tiene un glosario extenso del cual sólo los que están dentro de ese campo lo conocen. Recordamos las clases de la secundaria donde los profesores nos enseñaron los procesos mecánicos, físicos y bioquímicos de los organismos para saber cómo funcionan, pero ¿cuántos se acuerdan de eso?




Una palabra que hoy hemos aprendido -y que ojalá podamos ocupar en algún momento, aunque sea para mencionar este post- es ecdisis, que proviene del antiguo griego ἐκδύω que significa “desprenderse de” o “quitarse”.



Hay ciertos animalitos que conforme van creciendo tienen que desprenderse de su esqueleto externo o exoesqueleto cada determinado tiempo, para que se forme una nueva estructura ósea que le permitirá andar de nuevo. Este proceso es la ecdisis y se da en insectos, arácnidos, crustáceos y miriápodos (como los ciempiés).




Tomando este principio, la artista multidisciplinaria Sougwen Chung crea una nueva tipografía a la que ha llamado Kinecdysis. Su funcionamiento está basado en la metáfora del desprendimiento de las letras del esqueleto que tiene para mudar en una más grande.



De igual forma, Chung comenta que busca despojar de su exoesqueleto a las letras como un homenaje e, incluso, un exorcismo del que viven atrapados. Así cada unidad literaria tiene la oportunidad de mudarse a una creación nueva de la gramática del lenguaje que desee.




Cada uno de los trazos que realizó Sougwen simula un organismo vivo que podría mirarse a través de la lente de un microscopio para observar a detalle la interacción de sus partes.



La composición de las líneas es semejante para guardar el estilo tipográfico que impone la artista. De esta forma, el lenguaje transmitirá el mensaje y perdurará en las palabras.




Para conocer más sobre el trabajo de Sougwen Chung den click en su nombre y apellido.

Comentarios

  1. Es fantástico nunca había escuchado este
    tipo de tipografía, gracias a Indie Emergente por se uir ilustrandonos.
    Felicidades a Sam y Tali.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney