La parte triste de Disney


Estamos acostumbrados a que las historias que nos cuenta Disney siempre tienen la leyenda final de “… y vivieron felices para siempre”; y aunque no sea la historia de una pareja, el final siempre es feliz.


Con el paso del tiempo o debido a la madurez de la sociedad infantil, la casa del ratón Miguelito ha endurecido sus historias y las impregna de más drama. Antes era impensable que pudieras ver una muerte o estaba maquillada de tal forma que ni parecía que el personaje pasaba a mejor vida.


Hoy en día las historias tienen personajes con sentimientos más humanos y con reacciones más apegadas a la realidad que puede tener cada niño, joven y adulto. Siempre existen el bueno, el malo y el neutro, como en la vida cotidiana.


Es por eso que muchos niños crecían (o aún siguen creciendo) con la idea de que todo es color de rosa, que la maldad existe sólo en la ficción. Nunca sabemos qué pasaría si de repente alguno de sus personajes favoritos sufriera algún accidente irreparable. Es probable que  muchos odiaron a Lotso, el oso villano de Toy Story 3. La antipatía haría acto de presencia.


Y para darle un toque aún más dramático a la historia de varios protagonistas de las cintas de Disney, el animador Jeff Hong crea la series de ilustraciones Unhappily Ever After.


La colección retrata situaciones adversas por las que han pasado La Sirenita y la contaminación de los mares; Chicken Little y su espanto al encontrarse fuera de un Kentucky Fried Chicken; el deterioro de Alicia por andar en el País de las Maravillas, o; Mulán sufriendo por la contaminación.


Cada imagen contiene un fuerte mensaje y una crítica real a los lugares de origen de cada caricatura, pues sabemos que la polución en China se torna grave con el paso de los días o que el maltrato de animales para actos circenses es un foco rojo en la protección de estos seres.


Desgraciadamente podemos decir que son escenarios de la cultura moderna, lo cual nos ha llevado a mermar el medio ambiente del planeta de alguna forma y/o a alterar las conductas sociales de diversas regiones.


Comentarios

  1. Desgraciadamente la realidad es muy cruel,pero dejemos que los niños sean
    felices mientras dure su inocencia.
    Felicidades Sam y Tali con Indie Emergente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney