Realidades alternas



La realidad o lo que acordamos como real, ya no es lo que solía ser. Varios sucesos que acontecen en la vida diaria nos dejan sorprendidos porque pensábamos que sólo ocurrían en las historias de ficción y nos damos cuenta que han superado el plano de lo real.




El concepto de realidad es definido como “aquello que parece ser”. La realidad es fundamentalmente un acuerdo. Cosas existentes y la relación que éstas mantienen entre sí. Una definición que ha sido ampliamente debatida en el campo de la filosofía por mucho tiempo. Básicamente la dificultad siempre estribó en el grado de importancia que se le daba al papel de los sentidos en la comprensión del mundo.




La idea de que existan otras dimensiones es latente y ha dado pie a múltiples teorías durante muchos años. Albert Einstein es uno de lo científicos que especuló sobre la posibilidad de la existencia de un universo paralelo -una realidad alternativa que coexiste en diferentes líneas temporales-.




Hace poco se confirmó la existencia de universos paralelos. El astrofísico George Efstathiou anunció la primera evidencia de la presencia de un número indeterminado de “multiversos”. Esto explicaría las anomalías que aparecieron en un mapa que mostraba una importante concentración de radiación en la mitad sur del cielo, y un punto frío, anomalías predichas en 2005, que sólo pueden corresponderse con el efecto de gravedad generada por otros universos.




Realidades alternas, universos o mundo paralelos, dimensiones de la realidad han sido representados en el arte, el cine, la pintura, la fotografía, la ilustración. Muestra de ello son los cuadros surrealistas de Salvador Dalí, René Magritte o Roger Dean, pintores que inspiraron el trabajo del artista que hoy les presentamos.




Originario de Suiza, Thomas Barbèy es un fotógrafo nómada, recorre el mundo captando diversos paisajes pero con la finalidad de transformarlos. Manipula las imágenes creando escenarios que parecería imposible que convivieran, yuxtapone fotografías para dar vida a mundos nuevos, de fantasía, surrealistas, que jamás existirían si no fuera por la imaginación del artista.




Barbèy hace fotomontajes en blanco y negro, y en ocasiones en sepia, con propósitos meramente artísticos. Combina imágenes creando situaciones surrealistas. Su proceso de montaje comienza con el concepto, después las tomas y la selección de negativos.




Tiene un método muy peculiar de seleccionar las fotografías que posteriormente integra para hacer una sola. A este proceso lo denomina “So What?” que consiste en combinar dos o más negativos, si el resultado final no le  genera el impacto que esperaba y no lo convence Barbèy se cuestiona: “sí, es una imagen inusual un reloj gigante en el medio del océano, pero si lo miro y me digo a mi mismo ¿y qué?, eso significa que no es suficientemente bueno. Si por el contrario, un trasatlántico va por un agujero en forma de embudo que va directamente a China, adquiere un significado totalmente nuevo”. Así es como Thomas Barbèy le da sentido a su obra surrealista, a las dimensiones de la realidad.




Posteriormente, realiza una cuidadosa elección de métodos de impresión, como la combinada, doble exposición, collages fotográficos. En ocasiones, el trabajo lo retoca con aerógrafos para posteriormente volver a fotografiarlos o el tradicional retoque digital mediante Photoshop. De esta manera obtiene un negativo máster que le permite hacer una edición limitada de impresiones.




Si quieren conocer más de la obra de Thomas Barbèy den click sobre su nombre.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney