Batman, su lado ¿oscuro?


La fascinación por los superhéroes es unánime. Todos quisieran tener un superpoder para ayudar a los demás o para beneficiarse de alguna forma. El deseo siempre ronda por la mente: si pudiera volar, si pudiera trepar, si pudiera correr muy rápido, si pudiera hacerme invisible, si pudiera…



Las películas, por lo general, son un éxito en taquilla. Los fans siempre están ávidos por conocer la nueva tendencia en el uso de los superpoderes, aunada a la inmensa cantidad de efectos especiales que hacen cada vez más real la experiencia de ser paladines de la justicia.



Los superhéroes están al tanto de la sociedad, de su bienestar y de que nadie infrinja la ley. Pobre de aquel que viole alguno de estos conceptos porque pronto se verán en la red protectora de la justicia. Son personajes omnipresentes que emulan al Gran Hermano, ya que no hay maleante que pueda esconderse.



La mayoría de estos personajes son humanos, salvo algunos que vienen del espacio exterior, como Superman. Tienen sentimientos, percepciones y gustos similares, aunque el segundo grupo, precisamente por tener una procedencia más haya de la atmósfera, cuentan con poderes que en la Tierra nunca se han visto.



Y precisamente lo que los hace superhéroes es eso, sus superpoderes. El desarrollo natural o por vías externas de una habilidad que sobrepasa al ser humano hace que se distingan de los demás, aunque siempre prefieran vivir en el anonimato, incluso, representados como inadaptados a la sociedad.



Es probable que Spiderman sea uno de los héroes con características más humanas, a pesar de ser picado por una araña radioactiva. Vive y sufre la etapa de la adolescencia, le hacen bullying en la escuela, se ensucia el traje, le sale sangre y hasta la novia lo deja. Con todo y eso, tiene un superpoder.



La excepción a la regla es Batman. No tiene ningún poder ni habilidad extraordinaria. Lo que Bruce Wayne hizo fue desarrollar su potencial físico y mental para combatir al crimen, eso sí, con mucha ayuda de sus multimillonarias cuentas en el banco que lo hacen vivir como un magnate.



Su infancia fue bastante trágica al ser testigo presencial del asesinato de sus padres a manos de un delincuente. El hecho traumático lo llevó a tener la idea de conjurar su venganza contra todo aquel que ose violar las reglas del buen comportamiento público.



Con un traje a prueba de todo y accesorios como el Batimóvil o la Batimoto se enfrenta a los malhechores de Ciudad Gótica. A lo largo de su historia ha tenido algunos compañeros como el Joven Maravilla, Robin, Batichica, el comisionado Gordon y su inseparable mayordomo Alfred.



En los cómics, series de televisión siempre lo vemos ocupado tratando de arreglar los problemas de la metrópolis, y cuando está como Bruce Wayne, poco lo disfruta, ya que pronto aparece la batiseñal por los aires o el teléfono rojo suena.



Qué hará Bruce Wayne o Batman en sus ratos libres, cuando después de limpiar las calles de rufianes no hay nada más que hacer. El descanso es poco probable y sus ratos de esparcimiento parecen pocos.



Ordinary Batman Adventures es una serie de animaciones de la artista Sarah Johnson, mejor conocida como Sarah J, que tiene como tema principal lo que hace el Hombre Murciélago en sus ratos de ocio, que por lo que se puede apreciar, sí son muchos.



Sarah J se considera como una animadora que tiene grandes planes e ideas que muy pronto veremos. Su inspiración artística se la debe a las largas horas y el amor que le profesa al cómic de las Tortugas Ninjas. A los 11 años descubrió las primeras historietas y de ahí surgió el sentimiento por los cómics y los superhéroes.



Para Ordinary Batman Adventures trabajó en situaciones curiosas que hace este héroe cuando no está combatiendo al crimen. Podemos ver que en la temporada invernal se divierte con su trineo o tiene el gusto por ver la caída de la nieve disfrutando de una bebida caliente y abrigado con su suéter que tiene impreso el murciélago en el pecho.



No está ajeno de celebrar el Halloween y ocupar alguna de sus armas para tener su calabaza. Por otro lado, le gusta andar en los rápidos a bordo de su kayak o degustar una exquisita pizza o ir al cine a ver la película The Dark Knight Rises.



Lo que es un hecho es que a este Batman le gusta divertirse, así que si quieren ver más trabajos de Sarah Johnson, den click en su nombre y apellido.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney