Alteraciones corporales


Un producto que es usado en la decoración, coloreado y arreglo de los rasgos faciales de una persona es el maquillaje.



Ese material al que no únicamente las mujeres, sino también los hombres, recurrimos para cubrir algunas imperfecciones y tener un mejor aspecto, no sólo es utilizado en la vida cotidiana, sino que tiene otros usos, pues existen diferentes tipos.


El que temporalmente disimula algunos desperfectos y resaltan la belleza y al que se recurre para lucirlo durante el día, la noche, que por lo regular es un maquillaje más discreto, y suele ser más cargado cuando se utiliza para algún evento especial.



Existe otra clase de maquillaje, el de fantasía, que puede ser facial o corporal, con dibujos, brillos, colores radiantes, etc.



Hay uno que es más artístico y requiere un mayor proceso y tiempo de elaboración. Se trata del llamado de caracterización, que consiste en realizar transformaciones sobre el rostro y el cuerpo en general, para conseguir, con distintas técnicas y productos, recrear personajes reales o de ficción, envejecidos, con quemaduras, cicatrices, para personificar animales, entre otros.


Sin bien el maquillar el rostro no significa convertirlo en una máscara, pues lo que se busca es resaltar los puntos positivos y disimular los desfavorables, existen sus excepciones cuando se trata del maquillaje de fantasía o de caracterización.


El maquillar se ha convertido en todo un arte sobre todo cuando entramos en materia de caracterizar, pues no sólo se trata de ocultar imperfecciones, sino de cambiar completamente la apariencia exterior. En un par de horas se puede pasar de joven a anciano, de tener un bello rostro sin marca alguna y repentinamente tener una herida, convertirse en un monstruo, y un sinfín de posibilidades logradas gracias al maquillaje.


Una joven artista japonesa llamada Chooo-San ha alterado el cuerpo humano creando un maquillaje perturbador e impresionante.


Bocas y ojos múltiples, enchufes, interruptores, baterías, cierres y botones han sido incrustados por Chooo en su propia piel y en la de algunas afortunadas víctimas que portan su obra sólo con la ayuda de pintura acrílica, y por supuesto, con mucha creatividad.



Chooo-San comenzó a pintar sus manos mientras tomaba un descanso entre una clase y otra en la universidad. Al mejorar sus dibujos y ver el asombro que causaban, decidió crear imágenes más extravagantes y perturbadoras.



Como si se tratara de una mutante, Chooo-San se pinta en el rostro ojos y bocas, dándole forma a su propio body art.


Influenciada por el surrealismo y la cultura postmoderna puede hacer con ideas "sencillas" grandes expresiones artísticas.



Su trabajo, aunque raro y quizá hasta monstruoso, es realmente extraordinario; el talento de Chooo-San no se vale de ningún efecto digital, ni depende de algún programa computarizado como el Photoshop, pues lo que se dibuja en el cuerpo parece tan real como cualquier imagen alterada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney