Ilustraciones surrealistas


Acuarelas que relacionan lo natural y lo arquitectónico, la fantasía con la realidad, construcciones que se vislumbran imposibles por la inserción de elementos insospechados, que combinan detalles cotidianos como un sencillo edificio con grafitis o tags en los muros, o agregando algo de vegetación para representar paisajes fuera de lo común.




Tristram Lansdowne es un artista canadiense que extrae edificaciones de su contexto para cuestionar las ideas de permanencia y la función inherente a nuestros entornos. Fusiona elementos arquitectónicos con geológicos o botánicos,  que plasma en acuarelas meticulosamente trabajadas dando lugar a estructuras misteriosas.




Algunas de las pinturas de Lansdowne hacen recordar a la película de El Increíble Castillo Vagabundo [esa inquietante fortaleza ambulante], claro, estos inmuebles no se desplazan físicamente, pero el fondo blanco en el que están planteados da cabida a la imaginación para trasladarlos a diversos espacios.




A través de su obra, Tristram busca descubrir y revivir paisajes abandonados para explorar el potencial de un futuro desconocido. Plantea una visión pesimista del progreso humano en donde cada vez es más difícil imaginar un mejor porvenir.



Sus creaciones las saca de la realidad para lograr ilustraciones surrealistas que denuncian la decadencia arquitectónica.




Al igual que El Increíble Castillo Vagabundo, las acuarelas de este artista muestran mundos imaginarios cargados de fantasía, donde no todo es lo que parece. Una puerta podría no ser simplemente una puerta, ésta podría conducirnos al lugar más maravilloso, iluminado y pacífico o llevarnos hasta la oscuridad o a algo tenebroso. 


Si bien no son imágenes románticas o felices, sí denota la búsqueda de la belleza oculta en algo averiado.


Su arte emerge motivado por el deseo de relacionar la complejidad de nuestro entorno con las grandes ideas y narrativas que lo llevan a construir escenas quiméricas con la finalidad de explorar mundos ocultos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney