El reductor de ciudades



Las grandes metrópolis siempre han sido y serán objetivo de la lente de las cámaras de fotógrafos profesionales o aficionados, pues tanto los que las habitan como los que han tenido la oportunidad de visitarlas, buscan captar la belleza de sus paisajes, avenidas y magníficas construcciones, ya que más que mantenerlas en la memoria prefieren conservar una evidencia que retrate hasta el más mínimo detalle.



El fotógrafo australiano Ben Thomas ha recorrido cerca de 77 mil millas aéreas [casi la distancia necesaria para dar la vuelta al mundo un par de veces] fotografiando la espectacularidad de ciudades como París, Londres, Nueva York, Tokio, Berlín y Melbourne. Sólo que no hace tomas comunes: tiene una cámara mágica con la que logra reducir visualmente el aspecto de los lugares. ¿Cómo? Con ayuda de la técnica de Tilt Shift [cambio de inclinación].




La fotografía Tilt Shift requiere un tipo especial de lente que se puede girar o inclinar para crear una visión distorsionada de un objetivo en particular o una escena, que le permite a Thomas crear una perspectiva torcida.



Esta técnica la utiliza cuidadosamente para establecer la profundidad de campo en su cámara, lo que da como resultado que los objetos grandes se vean de menor tamaño al que realmente tienen.



Para agregar un buen efecto de miniatura, capta los objetos desde un ángulo alto –sobre todo aéreo-, así se crea la ilusión de mirar hacia abajo en un modelo reducido.


Ben Thomas reduce lugares emblemáticos de algunas urbes haciéndolos parecer reproducciones a escala, como si fueran maquetas o miniciudades de juguete.



Esta serie de fotografías las ha conjuntado en su trabajo titulado Cityshrinker, como al mismo Thomas le han llamado por su habilidad de encoger las ciudades.


Thomas explica que existen otros factores que entran en juego para lograr este trabajo como la distancia, el encuadre, el color, el clima, la iluminación, la calidad del aire, incluso, el número de personas o vehículos que intervienen en el tiro.


Para el fotógrafo australiano el Tilt Shift es “un efecto lúdico, juguetón, que hace que la reacción al ver las imágenes vaya de la curiosidad de reconocimiento al sentimentalismo y asombro”.


Comentarios

  1. Excelente trabajo, hermosas fotografias y genial la escritora. Muchas felicidades...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney