El amor al humor negro


El humor negro sirve para reírnos de nuestra mala suerte, porque la traemos chueca, nos paramos del lado equivocado de la cama o caímos en un bache contextual que nos afecta la vida cotidiana.



La realidad es que pocos son los que aguantan el humor negro en tiempo de crisis. Lo que normalmente sucede es que las personas buscan consuelo en alguien más, que estén a su favor cuando cuentan sus desgracias y les ayuden a mentar madres. Lo otro no cae nada bien, aunque pudiera ser lo más sano.



El mirarse desde fuera y poder hacer chascarrillos de las tragedias es una buena receta para asimilar rápido y de una mejor manera los tropiezos. Si la vida no se ve con alegría –sean tiempos buenos y malos-, el pesimismo ganará y nos veremos sumergidos en la oscuridad.



Hay que poner en perspectiva las situaciones, los diferentes ángulos nos podrán mostrar que las cosas pudieron ser peores o mejores si hubiéramos tomado otra decisión. Lo que es un hecho es que de los errores se aprende, aunque digan que el ser humano es el único animal que se tropieza dos veces con la misma piedra.



Gypsie Raleigh es una artista con un sentido del humor bastante denso, mismo que se ve reflejado en sus ilustraciones sencillas de muñecos hechos con bolitas y palitos, pero con un contenido fatalista y cómico que puedes llegar a amar.



Sus dibujos están “inspirados por muchas cosas como la muerte de alguien cercano, la ansiedad, cuando me han roto el corazón o he tenido un mal día.”



Para conocer más del humor de Raleigh, den click en su apellido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney